Cultivo urbano: consejos para tener una huerta casera

No es necesario una gran inversión ni tener muchos metros de patio o jardín. Con algo de información, podés armar una huerta en casa y disfrutar de un buen hobby que te permitirá ahorrar dinero y comer más sano.

La siembra y la gestión de una huerta en casa puede ser una actividad muy gratificante y beneficiosa en múltiples planos. Invirtiendo algo de tiempo y poco dinero, podemos disfrutar de un hobby que, además de relajarnos y entretenernos, nos permita comer más sano, ahorrar dinero y compartir un buen rato en pareja o familia. Y no es necesario tener un patio o un gran jardín: podés tener una huerta casera en un par de metros de balcón e incluso en una maceta.

Iniciar y hacer crecer y producir una huerta urbana puede ser una tarea que requiera meses o inclusive varias estaciones, pero, una vez que se establece, el tiempo necesario para mantenerla es relativamente bajo.

A su vez, es importante saber que no hace falta una gran inversión para armar una huerta casera: basta con un poco de información para dar el puntapié inicial y los primeros pasos en la tarea de la siembra y la cosecha.

consejos para tener una huerta casera

Por qué tener una huerta casera

Los efectos positivos de cultivar la tierra no solo se miden por la cantidad de verduras, hortalizas y/o frutas que cosechamos. Los beneficios sobre la salud y el bienestar son múltiples y en planos muy diversos.

  • Satisfacción personal: cultivar implica esfuerzo y dedicación, pero es una actividad muy grata, con resultados tangibles. Eso genera satisfacción y un sentimiento de realización al ver el fruto de tu trabajo y poder compartirlo con los otros.
  • Mejor salud: al estar 100% libres de las toxinas presentes en los fertilizantes y pesticidas industriales, las frutas y verduras de una huerta casera son altamente beneficiosas para nuestro organismo. No sólo consumís alimentos orgánicos sino que los producís vos mismo.
  • Mejoramiento del entorno: en espacios urbanos y con poco acceso a la naturaleza, un huerto urbano permite modificar el paisaje comunitario y convertirlo en un lugar más agradable a la vista. Armar en un balcón una huerta en macetas es una opción que redobla la satisfacción del trabajo.
  • Economía personal: contar con una mini-verdulería en casa representa un ahorro de dinero importante que vas a poder notar cada fin de mes.
  • Salud física y mental: el trabajo de la huerta nos mantiene activos y además funciona como terapia “antiestrés”. Según la Sociedad Iberoamericana Japonesa de Ciencias de la Salud, la terapia florihortícola tiene beneficios terapéuticos porque estimula los cinco sentidos del ser humano. Fortalece el equilibrio cultural y espiritual en el que se sustenta la salud humana. De esta manera, mejora la calidad de vida de la persona.

Remolachas para la huerta casera

Huerta orgánica: salud en casa

La agricultura orgánica es importante para nuestra salud y, mirando al largo plazo, para el futuro de nuestro planeta. La producción y el consumo de alimentos orgánicos nos ayuda a prevenir enfermedades y reforzar nuestro sistema inmune, ya que los alimentos cultivados sin usar productos químicos tienen mejores condiciones nutricionales: son más altos en antioxidantes y más bajos en nitratos.

huerta casera

Cómo hacer una huerta casera en espacios reducidos

Existen muchas plantas fáciles de cultivar en casa. Y no es necesario disponer de grandes extensiones de tierra para ello. Quienes vivan en departamentos o casas pequeñas pueden armar su propia huerta en cajones, canastos, macetas y hasta tachos de pintura.

Basta con ponerse creativos y buscar en casa algún objeto que no usemos. Con al menos 40 centímetros de profundidad para que las raíces crezcan a gusto, se pueden usar macetas o cajones. Eso sí: es clave recordar perforar la base para permitir el drenaje.

A la hora de comprar los materiales, se debe considerar que además de la tierra es necesario un sustrato especial para que en la maceta se renueven nutrientes, aire y agua. Se puede empezar con semillas orgánicas o plantines.

Entre la numerosas ventajas de armar una huerta en macetas una de las más importantes es que nos ayuda a ahorrar en el consumo de energía, ya que estas plantas aportan un aislamiento térmico interesante. En el balcón o en el patio de la casa pueden actuar como barrera natural de las temperaturas exteriores lo que nos permite reducir el consumo energético de las casas y edificios.

huerta casera en macetas

Cómo armar una huerta orgánica en casa

Para generar un espacio de cultivos orgánicos solo es necesario seguir algunos pasos sencillos:

  • Lo primero es elegir un buen lugar, donde podamos si es posible contar con las condiciones de asoleamiento requeridas por los distintos cultivos. A continuación, se debe limpiar el terreno de impurezas, malezas y residuos como vidrios o cascotes.
  • Unas 2 o 3 semanas antes de sembrar es conveniente remover la tierra para que se airee bien. Esta tarea se puede hacer con un motocultor o motoazada. En el caso de que sean zonas pequeñas, puedes hacerlo con una simple azada.
  • Luego, debemos subdividir el espacio en canteros separados por caminos, por espacios sin cultivos o inclusive podemos ponerles un límite físico como tablas de madera. Esto es porque el secreto no sólo está en el tamaño de la huerta sino también en su cuidado y sistema.
  • Una vez que la tierra está labrada y limpia, debemos extender una capa de 5 a 8 cm de abono orgánico uniformemente por la superficie y luego ir enterrándolo. Añadiendo abono cada año se mantendrá la estructura grumosa y el suelo fértil y aireado.

huerta casera en el jardín

Cómo mantener la huerta en casa

En la huerta orgánica se intenta, a través de diferentes prácticas, que el sistema se autorregule, tal y como ocurre en un ecosistema natural.

Una vez que tengamos aireada la tierra, fertilizada con abono orgánico y subdivida con caminos o en canteros, ya podemos sembrar las hortalizas que deseamos. Pero para ello debemos tener en cuenta dos cosas fundamentales: asociar cultivos y compostar.

Debemos asociar cultivos

Asociando cultivos correctamente podemos obtener una huerta más sana y productiva, ya que evitamos que los vegetales compitan entre sí por los mismos recursos naturales disponibles como los nutrientes, el sol o el espacio.

A la hora de decidir qué asociaciones hacer, es conveniente tener en cuenta que las plantas de la misma familia suelen ser incompatibles entre sí, por lo que debemos evitar cultivarlas juntas. Algunos ejemplos: cucurbitáceas (sandía, melón, calabaza, calabacín, pepino), leguminosas (habas, arvejas, porotos, lentejas) o solanáceas (berenjena, tomate, pimiento, patatas).

Algunos ejemplos concretos son:

  • Tomate y albahaca: esta última mejora el sabor del tomate y aleja a las moscas que dañan su desarrollo.
  • Romero y zanahorias: es bueno colocar el romero cerca de zanahorias y coles ya que repele insectos.
  • Menta y brócoli: la menta es muy buena para alejar a las plagas que atacan a los coles.

vegetales asociados para una huerta casera eficiente

Compostar

Reciclar los residuos orgánicos para convertirlos en un fertilizante natural es una tarea sencilla y rápida de llevar a cabo. Esta tarea conviene hacerla directamente sobre el suelo (sin pavimentar) y preferiblemente en un lugar con ligera pendiente para que, si hay un exceso de agua, se pueda eliminar más fácilmente.

Los elementos que podemos y debemos usar para compostar se dividen en:

  • Materia húmeda o verde: Son plantas verdes (o inmaduras) que se pueden incluir como la poda de árboles y hierba.  Así mismo incluyen desperdicios de cocina. También se puede pensar en alfalfa y otros pastos.  Si se usa estiércol, está considerado como materia verde.
  • Materia seca o marrón: Plantas secas (o maduras) como lo son cereales y granos, papel sin tinta, hojas, flores y restos de poda (ya secos), cáscaras de huevo, fósforos usados, pelos y uñas.

compost, un aliado de la huerta casera

Pasos para compostar correctamente

  1. Se traza un sector de un metro cuadrado aproximadamente y se afloja la tierra con una azada a 30 centímetros de profundidad para ayudar con la aireación y drenaje. Se debe tener cuidado de regar esa tierra para que absorba la humedad.
  2. Luego debemos ir colocando los residuos por capas. Primero se pone una capa de residuos secos de 10 centímetros. Luego se agrega una capa de vegetación verde o desperdicio de comida de 10 centímetros. Y en tercer lugar se agrega una capa de suelo de 2 centímetros.
  3. Posteriormente se alternan las capas de materia verde, materia seca y suelo hasta llegar a un metro de altura.
  4. Para concluir podemos incorporar lombrices a este lugar de compostaje. Las lombrices son las estrellas del compost y están altamente recomendadas ya que humifican la pila, generando un producto mucho más rico y nutritivo.
¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme