Cuándo hay que cambiar las zapatillas para correr

Las zapatillas son la mejor inversión de un corredor y un elemento clave para cuidar la salud y evitar lesiones. Cuáles son los signos de desgastes que indican el momento de renovarlas.

No importa cómo luzcan: por buen aspecto que les veas por por fuera, las zapatillas de running tienen una fecha de caducidad que va más allá de la apariencia. Para cuidar tus pies, tus músculos, tu pisada y todo el cuerpo, después de un determinado tiempo de uso llega un momento en que hay que renovar el calzado para correr. Desatender algunas señales puede generar problemas físicos o generar lesiones que te saquen del deporte varias semanas.

Es importante tener en cuenta que, para un corredor, no hay mejor inversión que las zapatillas. La tecnología aplicada al running ha generado un montón de avances en el calzado para correr y el impacto en el corredor, su salud y su performance es enorme.

Cuándo cambiar tus zapatillas para correr

Si ya sos corredor o te estás iniciando en la movida del running, es importante tener en cuenta algunas cosas respecto a las zapatillas para correr:

  • Todas las zapatillas de running sufren un desgaste con el tiempo.
  • El desgaste de las zapatillas hace que pierdan sus propiedades.
  • Los expertos recomiendan renovar tus zapatillas cuando hayan recorrido entre 725 y 900 kilómetros.
  • Registrá los kilómetros recorridos con tus zapatillas para tener una idea exacta de su kilometraje.
  • El asfalto desgasta más las zapatillas que las superficies de tierra.
  • Correr con unas zapatillas excesivamente desgastadas puede aumentar el riesgo de sufrir lesiones recurrentes en los pies, las piernas y la pelvis.
  • Las zapatillas de un corredor con pronación severa que entrene a diario sufrirán un mayor desgaste que las de un corredor neutro que entrene con menor frecuencia.

zapatillas para correr reebok

Conseguilas en la tienda oficial de Reebok 

Más allá de estas cuestiones, lo que tenés que observar siempre es la consistencia y la resistencia de la zapatilla. Un modelo en buenas condiciones es consistente, resistente, no permite movimientos laterales y aguanta correctamente el peso del corredor en cada pisada.

En cambio, una zapatilla gastada se vuelve flexible y ya no controla eficientemente los movimientos laterales. Además, se flexa por el arco plantar, cuando éste debe estar rígido.

Otro dato clave tiene que ver con la amortiguación. Si podemos hundir la amortiguación apretándola con un dedo y no recupera su forma, es señal de que el cambio puede ser necesario.

Qué signos de desgaste observar

Más allá del tiempo de uso o la cantidad de kilómetros recorridos con un calzado para correr, es importante observar los distintos signos de desgaste. El mismo dependerá del peso del corredor, el tipo de pisada y el número de kilómetros recorridos con ellas. Los siguientes signos nos permiten determinar cuándo es el mejor momento para renovarlas:

  • Cuando la zapatilla pierde su forma original hace que pisemos mal, aumentando el riesgo de lesión. Por eso una de las primeras cosas a tener en cuenta es mirar el aspecto de la suela y ver si está gastada o no. Hay que cambiar las zapatillas cuando el desgaste de la suela haya alcanzado ya la entresuela; cuando la entresuela se haya reblandecido y no proporcione sujeción al pie; y/o cuando la entresuela presente pliegues longitudinales.

zapatillas para correr olympikus

Conseguilas en la tienda oficial de Olympikus

 

  • Cuando el refuerzo del talón se mueva y haya perdido su nivel de sujeción.
  • Cuando la puntera y la parte superior de la zapatilla hayan sufrido un desgaste considerable.
  • Cuando la suela de una de las zapatillas haya sufrido un mayor desgaste que la otra.
  • Cuando una o ambas zapatillas impidan mantener el pie apoyado por completo en una superficie plana.
  • Cuando sientas disminuida la amortiguación y/o la estabilidad a la pisada.
  • Si aparecen dolores corporales, fatiga, calambres o dolencias articulares sin saber muy bien por qué poné la lupa en las zapatillas. Según explican diversos podólogos, hay que tener en cuenta señales como: sensaciones de incomodidad a la hora de correr y caminar, sentirse más pesado o notar más los impactos articulares, sobre todo a ritmos altos.
  • Otra señal es cuando miramos a las zapatillas por detrás, apoyándolas en una superficie plana, y es notorio que las suelas están como comidas.
  • A la vez, si observás que cedieron hacia algún lado, es mejor comprar un nuevo par.

Cuando adviertas algunos de estos signos, es importante empezar a elegir zapatillas nuevas. Si entrenás mucho y corrés maratones, es clave que te asesores con un especialista.

zapatillas para correr adidas

Conseguilas en la tienda oficial de Adidas

Cómo elegir las zapatillas para correr

Lo primero que tenés que tener en cuenta al elegir las zapatillas son tus características físicas, por ejemplo: el peso, si tuviste o tenés lesiones, la altura del arco de tu pie, tu flexibilidad, tu tipo de entrenamiento, etc. Algunas claves:

  • Las zapatillas tienen unos rangos de peso recomendado. Si son una persona de 90 kg, deberás adquirir unas zapatillas estables y que posean un chasis acorde a tu peso, capaz de soportar ese peso en carrera (cuyo impacto seguramente supere los 200 kg).
  • Si pesás 70 kg, podrás utilizar zapatillas algo más ligeras, flexibles, con amortiguación más blanda.
  • En cuanto a las lesiones, si solés sufrir fascitis plantar, hay que buscar modelos que te den algo de apoyo en la zona del arco; si tenés problemas de sobrecargas en los sóleos y gemelos, buscaría unas zapatillas no demasiado blandas y con un drop clásico de 10 ó 12 mm; si tenés problemas de torceduras o molestias en ligamentos de tobillo o rodilla, debés buscar zapatillas estables.
  • El arco del pie es algo fundamental. Una persona con arco bajo no debería comprar zapatillas con arco marcado, al igual que una persona con arco alto no debería valorar un arco bajo (salvo en algunas ocasiones muy concretas).
  • Si tenés información sobre tu tipo de pisada, las chances de elegir mejor la zapatillas crecerán.
  • Si recién empezás y no tenés mucha flexibilidad ni un gran estado físico, un drop más alto y una buena amortiguación te darán mayor estabilidad y tendrás mejores resultados.

zapatillas para correr salomon

Conseguilas en la tienda oficial de Salomon

  • También es importante tener en cuenta si tenés pie ancho o estrecho. Algunas marcas tienen modelos para pies anchos que suelen ser más cómodos. Recordá que cada zapatilla tiene una puntera diferente: las hay más redondeadas o más afiladas. Estas formas, unidas a la anchura que tenga la zapatilla, pueden proporcionar experiencias muy confortables o hacer que no puedas ni caminar.
  • Al momento de elegir, siempre hay que dejar un centímetro entre el dedo más largo del pie y la puntera de la zapatilla. El pie se hincha al correr hasta un 7% y, si los dedos te rozan en la puntera, la aparición de ampollas y uñas negras es solo cuestión de tiempo. Dejando espacio suficiente, evitarás estos problemas.

¿Necesitás un nuevo par?
Conseguilo en Mercado Libre

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme