Cuál es la mejor almohada y cómo elegirla

No se trata sólo de dormir bien, sino también de cuidar la columna vertebral. Sumale al descanso un plus de comodidad y salud eligiendo la ideal para vos.

La mejor manera de encarar el día es tener un buen descanso. No hay buena salud sin una noche reparadora y, para ello, es clave crear las mejores condiciones para dormir. Elegir un buen colchón, en primer lugar, y luego averiguar cuál es la mejor almohada para tu columna, tu cuello y para tus hábitos de sueño. Sorprendete con la enorme variedad de opciones que existen hoy en el mercado y encontrá la ideal para vos.

Lo primero que hay que saber es que el tipo de almohada que resulta bien para cada uno es algo muy personal. Algunos prefieren alternativas más duras y otros súper blandas, y hay quienes les gustan altas y quienes buscan las más finitas del mercado. También hay opciones terapéuticas, fabricadas para ayudar en problemas lumbares o cervicales, y opciones para distintos momentos del día (para leer o ver televisión, por ejemplo) o para alguna etapa en particular, como un embarazo.

cómo elegir una almohada

Ver opciones en Mercado Libre

Cuál es la mejor almohada

Una de las preguntas más comunes que reciben los traumatólogos es si el dolor de cuello o espalda puede ser debido a una almohada inadecuada. Y la respuesta, en general, es que “sí, puede ser”: pasamos una media de 8 horas descansando sobre ella y debe ser una gran aliada del sueño reparador. Puede prevenir o aliviar algunos dolores de cuello y espalda y vale la pena invertir en ella.

Cómo elegir una almohada

Al empezar a averiguar cuál es la mejor vamos a descubrir que hay diferentes modelos y diseños para elegir.

Lo primero que debemos saber es que el objetivo de este popular objeto es mantener recta la columna vertebral, rellenando la curvatura del cuello y permitiendo, de esa manera, su relajación. Lo fundamental es que te haga sentir cómodo. No importa el consejo que te den: la ideal es la que te resulte confortable.

Algunos consejos:

  • En primer lugar, la amohada debe mantener la columna vertebral en una alineación natural, como cuando estamos de pie.
  • La amohada debe ajustarse a varias posiciones para dormir y debe segguir aliviando los puntos de presión más allá de cómo te acuestes. En eso es clave la textura.
  • Si la altura es demasiado alta, cuando se duerme de lado o boca abajo se aumentará la tensión muscular en la zona posterior del cuello y hombros. Además, puede obstruir la respiración, provocando el ronquido.
  • Si es muy baja, pueden aparecer tensiones musculares en el cuello.
  • Basado en las mediciones de nuestro cuerpo, debe mantener una altura de 10 a 15 cm, de manera que soporte adecuadamente la cabeza y el cuello.

Tipos de almohadas

Existen distintos modelos, que tienen diferentes formas o cuentan con diseños con objetivos específicos.

  • Tradicional: es la más común, alargada y estrecha. Es recomendable para cualquier postura.
  • Mariposa: estrecha en la zona central y se ensancha en los bordes. Está indicada para personas con dolencias de la zona cervical y dorsal.
  • Cervical: están indicadas para personas con dolencias de la zona cervical y dorsal. Se trata de una opción ergonómica que tiene dos zonas convexas y una zona cóncava, para adaptarse al cuello y cabeza. En muchos casos de dolor de cuello, el uso de una almohada cervical viscoelástica con memoria puede ayudarnos a obtener el soporte necesario.

  •  Viscoelástica: están fabricadas con espuma viscoelástica y logran adquirir con el uso una forma anatómica que proporciona alivio en los puntos de presión de la espalda. Si nunca escuchaste hablar del tema y te preguntás qué es la espuma viscoelástica, basta con saber que se trata de un material creado por la NASA para mitigar las presiones en los cuerpos de los astronautas en el momento del despegue. Se trata de una espuma suave, capaz de absorber impactos. Una de sus mejores propiedades es la capacidad de repartir el peso. Se evitan así presiones asegurando un soporte ideal para todo el cuerpo. En el caso de la cervical viscoelástica se asegura que la cabeza y el cuello quedan perfectamente alineados con la columna.

cómo eliminar los ácaros

Podés leer: Cómo eliminar los ácaros: más salud y menos alergias

  • Anatómica: son terapéuticas, que en general están diseñadas para mejorar alguna situación física en particular. También se la conoce como ergonómica se ajusta a las formas del cuerpo y no puede ser rígida en absoluto.
  • Inteligente: si te preguntás qué es una almohada inteligente no imagines algo muy tecnológico, pero sí algo innovador en el rubro. Prometen mejorar considerablemente la calidad del sueño a través de la medición de distintos parámetros asociados al descanso. Cumple la misma función que una tradicional, pero incorpora una pieza que permite gestionar características relacionadas con la forma de dormir particular de cada usuario. Lo hace en base a sensores destinados a leer los movimientos e identificar la fase del sueño que se está experimentando. Además, son capaces de recrear condiciones favorables asociadas al descanso y emiten ondas de baja frecuencia (mediante pequeños altavoces), que potencian las que produce el cerebro cuando se duerme profundamente. Se la conoce también como almohada con memoria. 

almohadas para dolor de cuelloVer modelos inteligentes en Mercado Libre

  • Lumbar: se usa más para estar sentado que acostado. Las personas que pasan muchas horas en una silla saben que la espalda y la zona lumbar se acaban resintiendo tarde o temprano. Permanecer durante tanto rato en la misma posición, con los músculos inactivos, es algo nocivo para la estructura completa de nuestro cuerpo, un mal que podemos mitigar con el uso de modelos lumbares. Lo que hacen es ayudar a que las presiones del peso del cuerpo se distribuyan por distintas zonas en vez de acumularse en determinados puntos, causando luego focos de dolor que además se pueden irradiar hacia otras partes.

Materiales

Algunas son demasiado suaves y no son capaces de sostener el peso de hombros y cabeza. Otras sin embargo son tan firmes que el cuello y cabeza se ven forzados a posturas incómodas y nada beneficiosas. La opción ideal debe ser suave y confortable, pero con el punto justo de firmeza, algo que tiene mucho que ver con los materiales con que está fabricada.

En general, la mayoría están construidas en estos materiales: látex, pluma, algodón o espuma viscoelástica.

  • Las de fibras sintéticas o plumas son flexibles, por lo que son recomendables para aquellas personas que duermen boca abajo.
  • Para las personas que se mueven mucho a la hora de dormir, son recomendables las de látex y viscoelásticas, ya que cuentan con un sistema de memoria, y se adaptan a la persona que las utiliza.
  • Para los que tienen problemas cervicales o lumbares, es bueno consultar por opciones con materiales “inteligentes”, que se adapten a la posición y al cuerpo para ofrecer puntos de alivio y descanso.
  • Muchas están producidas con materiales antiácaros, hongos y bacterias.
  • Relleno para almohadas: si sos alérgico, es importante chequear que el material con que está construida no afecte tu salud. Hoy hay diferentes rellenos que podés probar.

La opción ideal según cómo dormís

Otro dato que hay que tener en cuenta a la hora de comprar es la postura en la que dormís:

  • Boca arriba: deberá ser de grosor y firmeza intermedios, que permitan la curva natural del cuello. Esto quiere decir, que si alguien nos mirara desde un lateral de la cama, nuestra cabeza debería seguir la horizontal con el colchón. Si fuera demasiado alta o baja nos levantaremos con dolor y rigidez de cuello.
  • De costado: debe permitir que la cabeza quede alineada con el resto de la espalda. Si nos miraran desde un lateral, las dos orejas deben estar a la misma distancia de los hombros. Para esto, deberá ser gruesa y firme para que la cabeza no quede inclinada.
  • Boca abajo: no es una postura recomendable, y si puedes evitarla sería mejor para tu espalda, pero ya hablaremos de eso. Sin embargo, si es el único modo en el que conseguís conciliar el sueño, una blanda y estrecha será la más adecuada para permitir que la cabeza se gire de un modo natural.
  • Todas las posturas: si sos de los que se mueven mucho, lo adecuado será una de firmeza media para poder adaptarla a las distintas posiciones que adoptes.

Cómo cuidarla

La higiene es fundamental en el cuidado de la salud, ya que es el lugar sobre el cual respiramos muchas horas. Para que dure y se mantenga saludable, seguí estos consejos:

  • Es recomendable elegir una funda transpirable.
  • Si sos alérgico, cambiá la funda al menos una vez a la semana.
  • Con el tiempo pueden perder firmeza, por lo que se recomienda cambiarlas cada 5 años aproximadamente.
  • Si dormís en pareja, recomendamos que cada uno tenga la suya, adecuada a sus necesidades personales.

Cómo descontracturar el cuello

Podés leer: Cómo descontracturar el cuello y disminuir el dolor

La mejor opción para cada etapa de la vida

A lo largo de los años el cuerpo cambia y tenemos diferentes necesidades a la hora de acostarnos y lograr un buen descanso.

Almohadas para embarazadas

Están especialmente diseñadas para embarazadas, que favorecen una buena distribución del peso y optimizan la buena circulación durante el descanso. Alivian los dolores de espalda y se usan durante mucho tiempo, porque también se pueden aprovechar para la lactancia.

Para bebes

Son aconsejables recién después del año, no antes. Es porque los niños tienen una cabeza mucho más grande en proporción y no tienen problema en dormir de lado o boca arriba sin ella. Podés tener una de adorno para la cuna pero no se usa. Sí podés encontrar algunas diseñadas para el día, para que esté en una posición confortable y segura mientras juega o duerme la siesta.

almohadas para bebe

Ver opciones para bebés en Mercado Libre

Para niños

A partir del año algunos niños ya pueden empezar a necesitarla, porque los hombros ya son más anchos que sus cabezas y, en consecuencia, las cabezas empiezan a colgar en caso de dormir de lado. Debe ser baja y suave.

También es bueno contar con algunos almohadones para niños, para el momento de leer o jugar. Además, quedan geniales como complementos en la decoración de cuartos infantiles.

Para viaje

Para terminar, siempre es bueno tener una almohada de viaje. Hoy hay muchas opciones que podés sumar a tus accesorios de viaje y evitar los dolores propios de muchas horas en auto, colectivo o avión.

almohada para viaje

Podés leer: Accesorios para viaje: lo que no podés dejar de poner en la valija

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme