Balance 2017: Cómo les fue a las empresas del sector

Doce desarrolladores, constructoras e inmobiliarias realizaron un balance de lo que fue este año para el sector de real estate. Su visión sobre la reactivación.

Al momento de levantar la copa en este fin de año, las desarrolladoras, constructoras e inmobiliarias tendrán motivos para brindar. Este fue un año de reactivación tanto para la concreción de nuevos emprendimientos como para la actividad de compraventa de la mano de los créditos hipotecarios. Mercado Libre Inmuebles habló con 12 importantes jugadores del sector, quienes hicieron un balance de lo que fue este 2017.

Gustavo Menayed, CEO de Grupo Portland: “El mercado fue gestando durante 2017 los frutos que verá en los próximos meses. Bajo el nuevo panorama crediticio del país y ante el proyecto de reforma tributaria que ya se encuentra en el Congreso, hoy el feeling del mercado es hacia el positivismo y se proyecta una suerte de “primavera” del Real Estate. Es un crecimiento paulatino y sostenido, en un mercado que de a poco deja atrás los números del pasado y que todavía tiene que equilibrar la demanda. Es un despegue lento, pero un despegue al fin y al cabo”.

Hernán Siwacki, Socio Gerente de Capital Brokers Propiedades: “Fue un año con muchas novedades en cuanto a compraventa y nuevos desarrollos. El primer semestre se caracterizó por operaciones más dinámicas con dólares en mano y precios en alza sobre todo en el mercado de usados. Los nuevos desarrollos empezaron a salir a la venta al mercado con proyectos que venían esperando un mejor clima. Fue un semestre con mucho optimismo y movimiento, sobre todo en propiedades Premium con valores que llegaron a los u$s 6.000 o u$s 7.000 el metro cuadrado. Las preventas estuvieron más lentas y el usado fue la vedete, con precios que deberían seguir subiendo. El segundo semestre tuvo la gran noticia de los créditos y las consultas, y precios de los usados aumentaron pero las operaciones se complejizaron debido a los largos tiempos de los bancos para aprobar los créditos y la documentación de las propiedades que en los nuevos sin escritura no eran aprobadas por el banco. Terminamos el año con una sensación de mejoría pero hay cosas que corregir para que se simplifiquen las operaciones. El mercado Premium y los altos precios bajaron un poco el entusiasmo de los compradores que creen que los precios están altos”.

Felix Brie, Director de Diaz Mayer & Brie Propiedades: “2017 fue un año de expectativas en general. De recuperación paulatina gracias a los créditos hipotecarios que permitieron una activación del mercado del usado. Los departamentos chicos o casas con valores no muy elevados fueron las unidades más buscadas. Por su parte, los créditos dieron aires de entusiasmo ante la ola de llamados y consultas con interés de comprar y vender unidades. Pero, poco a poco, muchas de esas consultas se convirtieron en realidades que no permitieron concretar varias operaciones por cuestiones administrativas y bancarias. En relación a los proyectos nuevos, tuvieron una pequeña merma en relación a otros meses anteriores ya que pasaron a ser elegidos por aquellos que tienen un pequeño ahorro y deciden invertirlo en tierra”.

Bruno Martino, Director Ejecutivo de COMA SA: “Los créditos hipotecarios bajo sistema UVA se transformaron en el protagonista principal del mercado inmobiliario, el cual sirvió para reactivar la industria de compraventa de propiedades del usado pero que no logró repuntar el sub-mercado de los nuevos desarrollos, el cual sin crédito y con la suba del costo de la construcción, la alta carga impositiva y un inversor volcado al sector financiero, llevó a que se tuviera que repensar el negocio. El negocio cambió. El inversor acompaña en la etapa de armado del negocio, pero el grueso de la demanda pasa por el usuario final, quien hoy día le interesa adquirir una propiedad a estrenar o en pozo y no puede hacerlo porque no puede hipotecarla. Nos pasa en Vilanova, en donde de cada 30 consultas, 20 son para comprar a través de créditos hipotecarios”.

Alberto Fernández Prieto, Presidente de Fernández Prieto & Asoc.: “Para nuestra empresa el 2017 fue un año de consolidación de las actividades, donde hemos regularizado las obras en curso dándoles un orden y un impulso para su relanzamiento en 2018. Hemos invertido en activos para justamente poder emprender el 2018 con la máxima posibilidad de acción de nuestra empresa. No podemos decir que 2017 fue un año que haya producido beneficios, pero sí lo consideramos un año bisagra donde claramente ha aparecido la demanda de nuestros productos. Las políticas que está implementando el Gobierno para impulsar la actividad de los desarrollos inmobiliarios son muy buenas, porque con la oferta de terrenos públicos se fomenta la inversión privada y es una generadora de actividad en el sector”.

Gonzalo Monarca, Presidente de Grupo Monarca: “El 2017 fue un año con grandes transformaciones, aunque sigue influyendo mucho el tema de la inflación, que con el tiempo esperamos se recupere y esto estabilice aún más el mercado. Aventuro que a medida que nos acerquemos al fin de este año, la perspectiva irá cambiando cada vez para mejor. En Grupo Monarca estamos en constante expansión, proyectando nuevas y diversas ideas para desarrollar y creemos que de la mano del crédito para la vivienda, el mercado en la Argentina irá en crecimiento”.

Santiago Tarasido, CEO de CRIBA: “En 2017 se publicaron numerosas licitaciones públicas de proyectos que apuntan a configurar un largo proceso de expansión de infraestructuras y nuevos edificios. La actividad privada de arquitectura, apalancada con el impulso de los créditos hipotecarios y las líneas de crédito para desarrolladores, también visualiza grandes signos de reactivación. La inflación, aunque muestra una tendencia a la baja, sigue siendo un condicionante. Por otra parte, la carga impositiva, ineficiencia y la baja adopción de nuevas tecnologías son los grandes obstáculos a los que se enfrenta la industria en la Argentina”.

Antonio Pécora, de MPC Desarrollos Inmobiliarios: “Nuestro balance es positivo porque si bien aún no logramos reactivar todas las facetas del mercado, hemos dado pasos adelante. Los proyectos en pozo si bien resultan los más perjudicados por la coyuntura, la realidad es que siempre hay espacio para los buenos negocios. Nosotros este año lanzamos tres proyectos, dos en Saavedra y uno en San Cristóbal, y pudimos hacerlo por el margen que nos permitió el costo de la tierra al que accedimos y por una demanda genuina de la zona que nos permite ir más allá del público inversor”.

Ignacio O’Keefe, Director de O’Keefe Inmobiliaria Rural y Urbana: “El balance de este año sigue siendo positivo ya que el mercado inmobiliario nos demuestra una vez más que siempre hay oportunidades y buenos negocios para los que saben leer entre líneas. El mercado del usado tuvo un importante incremento apalancado por el crédito. Quienes compraron a principio de año han hecho diferencias de hasta un 30% en dólares. Con respecto a los emprendimientos, 2017 fue un año para ajustar y prepararse para lo que viene, que es un repunte de la actividad”.

Diego Torrea, Gerente Comercial de Altos de Tinogasta: “Este año ha sido bastante particular, con una clara diferenciación entre la actividad del primer y el segundo semestre. Entendemos que la certidumbre post electoral liberó a un mercado contenido y se dinamizó activamente. La influencia del crédito, la estabilidad de la moneda y la inflación tendiente a la baja, junto con un ligero incremento del consumo y perspectiva de apoyo a los emprendedores, produjo una importante evolución en las ventas de este periodo”.

Hernán Nucifora, Director de Global Investments y Nucifora Propiedades: “En 2017 vemos un mercado en crecimiento. Si bien las ventas todavía están muy tranquilas, el avance en los planes de financiación a mediano y largo plazos por parte de los bancos fueron muy beneficiosos para el sector. Que el mercado se haya desoxidado y que sus engranajes estén girando nuevamente permitió a la ya notoria escasez de tierra, en zonas premium, hace crecer los valores de incidencia. Esto, lejos de ser una mala noticia, permite a los desarrolladores expandirse a zonas bien ubicadas pero que antes no estaban en la mira como es el caso de Campus Norte, un proyecto que comercializamos en Villa Martelli con 25.000 m2 de obra con una accesibilidad excepcional. Esto pasaba porque el inversor solo apuntaba a las zonas ya consolidadas y el consumidor final no era realmente quien traccionaba el mercado en cuanto a nuevos desarrollos. Con el foco actual del mercado, vemos una marcada suba de valor en zonas premium y un gran crecimiento en nuevas zonas que se desarrollan”.

Gastón Mazzei, Gerente General de Mazzei Propiedades: “Nuestro balance es de un año complicado en general y de bastante expectativa. El sector inmobiliario aún no se terminó de activar y, puntualmente hacia fin de año, notamos una merma en las inversiones en aquellos sectores que podían asumir un plan de pago debido a la dificultad para continuar manteniendo un ahorro mensual”.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme