Cómo impacta la suba del dólar en el crédito hipotecario

Cuáles son los siete problemas que genera una devaluación en los préstamos hipotecarios. Claves para entender qué hacer en una situación de incertidumbre cambiaria.

Dólar, inflación y tasas de interés son los tres conceptos económicos que los interesados en obtener un préstamo hipotecario deben conocer muy bien. Las subas repentinas de la divisa norteamericana, junto con los precios que no aminoran su incremento y los bancos que han aumentado sus tasas son un combo nada positivo para aquellos que están por tomar un crédito para la compra de su vivienda. Conocé cómo impacta la suba del dólar en el crédito hipotecario y las consecuencias que esto tiene para la clase media y baja.

El crédito hipotecario fue el gran protagonista en la recuperación del sector inmobiliario en 2017. Y las líneas UVAs fueron, sin duda, las que marcaron ese ritmo. El año pasado, los créditos UVA tuvieron un crecimiento exponencial, de casi un 150% respecto de 2016, ya que se firmaron 58.500 nuevos préstamos. Desde que se lanzaron al mercado, se entregaron cerca de $ 80.000 millones en UVA.

Una cierta estabilidad en el tipo de cambio y tasas de interés en torno al 22/28% permitieron el auge de este tipo de líneas de financiamiento. Sus principales tomadores fueron de la clase media. Como referencia, a principios de diciembre, familias que lograban juntar desde $ 22.750 ya podían acceder a un crédito UVA en el Banco Nación si eran clientes. Para los que no lo eran, debían ganar poco más de $ 26.500 por mes.

Los números hoy son totalmente otros y es precisamente en este punto donde empiezan a conjugar el dólar, la inflación y las tasas de interés.

Qué pasa con los créditos hipotecarios cuando sube el dólar

Cuando en la Argentina la divisa norteamericana empieza a subir todo se frena. No importa cuál sea el sector o la actividad, todo en el país entra en un proceso de “esperar para ver qué pasa”. Esto mismo sucede en el sector inmobiliario.

El impacto de la suba del dólar en el crédito hipotecario es muy grande y afecta tanto a los que estaban averiguando para sacar un préstamos como a los que estaban en una instancia más avanzada, como puede ser la de firmar la escritura.

Algunos de los impactos de la suba del dólar son los siguientes:

1 –  Los créditos hipotecarios son, en la gran mayoría de los casos, en pesos. La entidad financiera le da pesos al interesado. Cuando el dólar sube, si bien la persona recibe la cantidad de pesos que había acordado con el banco, en dólares esta cantidad es menor. Conclusión: se reciben menos dólares de lo que se tenía pensado.

2 – Cuando sube el dólar, como se necesitan más pesos para adquirir la misma propiedad, las familias deben tener ingresos mayores. Para tener como referencia, mientras que en diciembre se podían ganar $ 22.750 para solicitar un crédito hipotecario en el Banco Nación, en mayo ya se necesitaban por lo menos $ 25.300, casi un 12% más.

3 – Si bien muchos que soñaban con comprarse su primera propiedad lo han dejado en stand by hasta que la situación se aclare –algunas inmobiliarias aseguran que les bajaron casi un 40% las consultas- también, como sucede siempre, hay ganadores. En este caso, los que pueden verse beneficiados con la suba del dólar son aquellos que ya tenían los dólares ahorrados, porque con una actividad que se enfriará tienen una mejor posición para negociar el precio de venta.

4 – La cantidad de escrituras de compraventa tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en la Provincia venía en una constante alza. Los especialistas del sector aseguran que cuando el dólar sube –y más de esta manera, casi un 40% en menos de seis meses- la actividad se frena. En este sentido, entonces, el precio de los departamentos usados también dejará de incrementarse al ritmo que lo venía haciendo. Las inmobiliarias esperan que haya una estabilización en los precios de las propiedades, sobre todo las usadas, ya que habrá una menor demanda de compra.

5 – Por supuesto que la suba del dólar tiene un efecto directo en la economía: dispara la inflación hacia arriba. Más inflación implica que la gente gastará más dinero en su día a día, por lo que le quedará menos dinero tanto para ahorrar como para pensar en la posibilidad de obtener un crédito hipotecario.

6 – La inflación no sólo golpea el bolsillo de gente en general, sino que también impacta en la cotización de una UVA. En mayo de 2017 una UVA cotizaba a $ 18,67 mientras que en mayo de 2018 ya lo hace a $ 23,51, un 25,9% más. Esto hace que las cuotas y los requisitos para obtener un crédito sean mayores.

7 – La devaluación también llevó a las entidades bancarias a replantear sus tasas de interés ante la mayor incertidumbre futura. Hace un año, las tasas que se encontraban, en general, iban del 3,5% a 6,9% anual. Hoy, estas tasas ya no existen y los bancos las han subido desde el 6,5% hasta un 9%.

El impacto de la suba del dólar en el crédito hipotecario es fuerte. Los interesados en obtener un préstamos UVA van a pagarle mensualmente al banco el valor de una UVA + una tasa de interés. Como vimos, ambos indicadores subieron: la cotización de una UVA lo hizo en un 25% y las tasas de interés en casi tres puntos porcentuales.

 

Ver: Guía de Créditos Hipotecarios con las nuevas tasas

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme