Del coworking al coliving

Cómo es la tendencia de compartir espacios comunes que está en pleno crecimiento en nuestro país de la mano de los millennials y las nuevas tecnologías.

Hoy en día es común hablar de compartir oficinas, pero no así tanto de compartir viviendas. Si bien en otros países es usual tener “roommates” o compañeros de cuarto, hoy ya es una tendencia mundial la experiencia del coliving. ¿De qué se trata? Básicamente de compartir espacios comunes como salas de trabajo o estudio, salas de estar, cocinas, y convivir con residentes en una situación de vivienda promedio, con la generación de un sentimiento de comunidad y sentido de pertenencia.

Del coworking al coliving

Si bien su nombre puede sonar novedoso, esta idea de viviendas y espacios de trabajo compartidos existen hace siglos. Ya en el siglo XIX se organizaban hogares para mujeres en Nueva York para proporcionar apoyo social, alojamiento seguro y oportunidades de empleo, o existían los llamados internados (alojamientos que reunían a poblaciones similares como inmigrantes, viajeros, etc.).

que garantias sirven para alquilar

Podés leer: Qué impuestos hay que pagar en la compraventa de un inmueble

Los espacios de cohousing modernos no son tan diferentes, ya que cada uno refleja una mezcla de la cultura de la locación, así como los matices culturales de los​ freelancers, los nómades digitales, los estudiantes, los viajeros, y por qué no, de los residentes de las ciudades en donde están.

De la mano de los millennials

Su nacimiento proviene de la cruza de diversas tendencias: movimientos de la industria inmobiliaria, cambios monumentales en el mercado de trabajo y las variables demográficas de los millennials. Surge justamente gracias a que estos jóvenes permanecen más tiempo solteros (estudios demuestran que las tasas de matrimonio están en descenso) y que tardan más en entrar en relaciones serias y de largo plazo, con estilos de vida más independientes. A esto se suman las nuevas modalidades de trabajo freelance posibilitadas por el avance de la tecnología. Algunas predicciones dicen que para 2020 el 40% de los trabajadores se desempeñarán “por su cuenta”.

Y como tercer condimento, se suma algo fundamental: la adaptación del mercado inmobiliario. Los inversores de real estate apoyan esta tendencia del co-working y del co-living, aprovechando un mayor rendimiento de los espacios que generan ganancias rápidas y muchas veces se vuelven rentables en apenas dos años. Todo esto sin olvidar que las dificultades para de alcanzar el sueño de la vivienda propia, por lo que los adultos jóvenes deben buscar opciones creativas para “surfear la ola”.

Habiendo planteado un pantallazo global, podemos ahora hacer zoom en la región. ¿Cómo se da el fenómeno en Latinoamérica? Si algo tenemos los latinos es la riqueza cultural y la calidez. Esto nos permite ser buenos para la convivencia fomentada por la economía compartida.  El sentimiento de vivir en comunidad está en nuestras raíces, por lo que se generan interacciones verdaderamente genuinas y enriquecedoras.

Con 17 millones de estudiantes en el nivel superior, entre un 80% y 90% de población urbana, y una clase media en crecimiento, los alquileres son la solución para muchos. Casa Campus es la primera empresa en ofrecer esto en los países de América Latina, incluso en la Argentina, ya que sus fundadores son argentinos. Ya tiene una vivienda en funcionamiento (en la zona de Pilar), 2.000 miembros y 350 socios inversores. A su vez, está construyendo otras tres residencias: una segunda en Pilar, una en Congreso y otra en San Telmo. Y su proyección incluye nuevos espacios en las zonas porteñas de Palermo, NúñezRecoleta.

 

cuanto cuesta una garantia para alquilar

También podés leer: Requisitos para alquilar: qué piden los propietarios

En la casa de Pilar ya operativa, los residentes tienen pileta, terraza, sala de eventos, mini-mercado, restó-bar, gimnasio, jardín y áreas compartidas para leer, descansar y cocinar. Además tienen WIFI (algo indispensable), servicio de conserje, seguridad 24 horas,​ laundry, bicicletas de cortesía y actividades exclusivas solo para los miembros (con el fin de promover la vida social). Este espacio tiene capacidad para 140 residentes y cuando se inaugure la etapa dos (hoy en desarrollo) podrán sumarse otras 160 personas. ¿Cuánto cuesta vivir de esta manera? La membresía mensual promedio es de $12.000.

Sin duda esta es una tendencia que llegó para quedarse. Los avances tecnológicos, la facilidad para desplazarse por el mundo y la capacidad de vivir en cualquier parte con acceso a una buena conexión a internet crean un entorno completamente favorable para este movimiento.

Los residentes pueden permanecer en cualquier lugar, de unos pocos días a unos pocos meses, pero el concepto de co-living tiene una permanencia que durará por años.

comprar garantias para alquilar

Podés leer: Vivir solo: qué necesitás para lanzarte a la aventura

 

Para seguir leyendo:

 

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme