Impuesto inmobiliario con subas de hasta un 75%

El revalúo fiscal de las propiedades urbanas en la provincia de Buenos Aires impactará en el impuesto inmobiliario urbano. Los aumentos van desde el 40% hasta el 75% según la tasación del inmueble.

A partir de este mes de enero, los bonaerenses comenzarán a recibir la boleta del impuesto Inmobiliario Urbano con aumentos que van del 40% al 75% según los valores de las propiedades que son calculadas por ARBA como consecuencia del incremento en las valuaciones fiscales.

A partir de la sanción de la nueva ley impositiva de la provincia de Buenos Aires, que fue aprobada en noviembre pasado por la Legislatura provincial, todas las propiedades urbanas fueron revaluadas fiscalmente. El último revalúo de estas características se había realizado hace más de 10 años, por lo que los valores fiscales de las propiedades urbanas se encontraban distorsionados. El objetivo del Gobierno de María Eugenia Vidal, según habían declarado públicamente, era corregirlo en 2016, pero decidieron esperar porque el contexto social y económico no era el adecuado para aplicarlo.

En este sentido, a partir del revaluó fiscal, el impuesto Inmobiliario Urbano que comenzarán a recibir en la provincia de Buenos Aires en estos días, y que vence en febrero, vendrá con un aumento según el valor de la propiedad. En promedio, el incremento del impuesto es del 56% y para la mitad de las partidas será, en términos monetarios, de $ 41 por mes.

Los inmuebles valuados en hasta $ 586.669 recibirán un aumento máximo del 40%, lo que implica una cuota de $ 195. Este impuesto contempla el pago de cinco cuotas al año, por lo que en términos reales es un incremento de $ 81 por mes. Para las propiedades entre $ 586.669 y $ 1.088.071, el tope máximo de incremento es del 50%, con cuotas de hasta $ 496, es decir $ 207 por mes.

Por su parte, recibirán un incremento de hasta un 60% y una cuota de hasta $ 1.392 (o sea, $ 580 por mes), los inmuebles urbanos valuados entre $ 1.088.071 y $ 2.539.125; mientras que desde este último valor hasta los $ 4.800.000, los contribuyentes tendrán que pagar hasta un 75% de incremento, con un valor por cuota de hasta $ 5.499, lo que equivale a $ 2.291 por mes.

Lo que también quedará por ver es el efecto que este revalúo fiscal tiene sobre el impuesto de Bienes Personales, que es un tributo nacional. Salvo que haya alguna modificación durante este año –por ahora no está contemplado- las personas que tengan bienes por más de $ 950.000 deben pagar un impuesto del 0,5% por el excedente de ese valor, mientras que los que sobrepasan bienes por $ 1.050.000, pagan un 0,25% de lo que supere ese monto. De esta manera, muchos contribuyentes que hasta el momento quedaban fuera del pago del impuesto a los Bienes Personales, con las declaraciones juradas de 2018 podrían comenzar a pagar efectivamente este impuesto desde 2019.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme