Mayores facilidades para acceder a un préstamo hipotecario

A partir de cambios en las reglamentaciones del Banco Central, los interesados en departamentos de pozo podrán financiar su compra a largo plazo. Serán ajustables por UVA.

El objetivo que se planteó el Banco Central de la República Argentina para 2018 es claro y contundente: promover la construcción de nuevos emprendimientos para que aumente la oferta en el mercado inmobiliario y que estos puedan ser adquiridos por los tomadores de préstamos hipotecarios.

En 2017, la cantidad de créditos hipotecarios otorgados por los bancos públicos y privados fue récord. En noviembre, según el último informe del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, más del 31% de los actos de compraventa se realizaron por medio de préstamos bancarios, lo que supuso un crecimiento de casi el 185% en comparación a noviembre de 2016. Sin embargo, el desafío para el Gobierno y las entidades bancarias que son quienes financian estas compran, era que los interesados en adquirir una vivienda nueva puedan elegir también emprendimientos desde pozo y no solamente terminados o usados. De esta manera se fomentaría la construcción de más inmuebles y éstos apuntarían no sólo a aquellos compradores que cuentan con todo el dinero.

En este sentido, a partir de una serie de iniciativas del BCRA, los desarrolladores de los nuevos emprendimientos podrán financiar a largo plazo a aquellos que compren desde pozo, lo que permitirá realizar pagos de manera mensual hasta que se termine la construcción.

“La cuota mensual será menor y actualizable, permitiendo el acceso a estos créditos a una enorme proporción de la población, de la misma manera que viene sucediendo con los créditos hipotecarios”, señalaron desde el BCRA. También aseguraron que el préstamo podrá ajustarse por UVA, lo que significa que el capital será indexado por el índice de inflación minorista oficial.

Esta medida podría significar un nuevo gran impulso para el sector inmobiliario, porque los interesados en comprar una vivienda desde pozo o en participar de un fideicomiso inmobiliario podrán ser financiados a largo plazo por los propios desarrolladores una vez que el comprador tenga el boleto de compraventa del inmueble que se está construyendo.

Lo que hay que tener en cuenta es que, en estos casos, el plazo de la financiación no será entre los 20 y los 30 años como los créditos hipotecarios que dan las entidades financieras, sino que serían plazos bastantes menores. Un edificio, en promedio, en la Ciudad de Buenos Aires, tarda entre dos años y medio y cuatro años en construirse, por lo que los desarrolladores podrían ofrecer plazos de entre 3 hasta 10 años. Según expertos del sector, si esto realmente empieza a funcionar y los desarrolladores se convierten en financistas de los compradores, los bancos verían con muy buenos ojos participar del negocio y podrían también financiar a los futuros propietarios.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme