En la OMC, Galperin destacó la potencia inclusiva de la tecnología

El fundador y CEO de Mercado Libre habló en el CCK ante empresarios y funcionarios extranjeros que participan del encuentro de comercio internacional. Subrayó el poder de transformación que tiene la disrupción tecnológica en todas las industrias y pidió a los gobiernos que resistan "los llamados al status quo de instituciones dominantes", garantizando a la par que los beneficios del cambio se distribuyan con equidad.

En la mañana del 12 de diciembre, en el marco del foro empresarial de la 11° Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el fundador y CEO de Mercado Libre, Marcos Galperin, compartió unas palabras que rápidamente lograron eco en la audiencia del Centro Cultural Kirchner y en las redes sociales.

Ante la mirada atenta del presidente Mauricio Macri, del director General de la OMC, Roberto Azevedo, y del ministro Francisco Cabrera, agradeció la invitación y celebró el encuentro en Argentina, augurando que sea disparador de “conversaciones muy productivas” para todos los sectores del país.

Compartimos sus palabras:

“Por primera vez en la historia de la humanidad, nos encontramos en un momento en el que cualquier persona del planeta puede estar conectada con otra persona de manera instantánea y con un costo marginal que es casi cero. El poder que esta red global, inmediata e interconectada tiene es infinita, como nuestro universo, y es igualmente difícil para nuestro cerebro comprender ésto.

Hemos construido nuestras sociedades, nuestras instituciones y nuestras economías en un mundo en el cual esta red global no existía y, por ende, la gente necesitaba intermediarios y representantes para acceder a bienes, servicios, tomar decisiones o, simplemente, vivir en sociedad.

En las próximas décadas, mientras los beneficios de estas interconexiones globales continúan consolidándose, esas instituciones que fueron consideradas relevantes durante años pasarán a ser cada vez menos importantes, y lo mismo sucederá con sectores enteros de la economía. Este proceso ya es evidente en la industria del entretenimiento y de las noticias. También lo podemos ver en la industria del retail, en cómo el comercio migra hacia lo digital y cadenas enteras de distribución son optimizadas y transformadas. Este proceso también se está viendo en la industria financiera, con la digitalización del dinero, y lo mismo ocurre en la logística, la salud, la educación y en muchos otros sectores.

Mientras nuestras economías se digitalizan, cientos de millones -y quizás billones- de personas que no participaron en los beneficios de nuestro actual sistema pasarán a integrar la ya creciente clase media. Este es un proceso que ayudará a los individuos más pobres, a aquellos que viven en áreas rurales, a pequeñas empresas y a aquellos con menores recursos económicos e influencia política. Este proceso pondrá a billones de personas en un mismo nivel de oportunidades, así como ya lo está haciendo en muchos sectores y en varios países.

De todas formas, todos los procesos de cambio crean ganadores y perdedores y, por ende, resistencia y conflicto. Pero el resultado final será enormemente positivo para nuestras sociedades. Es por ello imprescindible que los gobiernos continúen fomentando la digitalización de nuestras economías y de los procesos, y que en paralelo garanticen que los beneficios de estos cambios sean distribuidos de manera justa dentro de nuestras sociedades.

Permitir la digitalización de nuestros procesos educativos y de capacitación, por ejemplo, es una gran forma de garantizar que una mayor cantidad de personas tengan más posibilidades de participar en este progreso. Los gobiernos tendrán que resistir los reclamos por mantener el status quo por parte de muchas de las grandes instituciones y fuentes organizadas de poder e influencia. Y tendrán, también, que garantizar que el costo de la innovación y el cambio sea reducido al mínimo para aquellos afectados por dicho cambio. 

El cambio nunca es fácil; siempre es temido porque trae consigo incertidumbre y el ser humano ama la estabilidad. Pero, para cosechar los beneficios de esta interconexión global y de persona a persona, deberemos continuar este camino de transformación que ya está en curso, procurando que el ruido no silencie los beneficios reales que la innovación traerá.

Espero que, en el futuro, la tecnología continúe incorporando a billones de personas, empoderándolas y habilitándolas a que se beneficien de los bienes y servicios a los que nunca habían tenido acceso antes.

Muchas gracias”.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme