Cambiar pastillas de freno: cuándo y cómo hacerlo

Es clave para la seguridad del auto que el sistema de frenos funcione a la perfección. Es tu seguro de vida ante cualquier problema o imprevisto. Cómo detectar el desgaste y qué hacer.

Si la cantidad de metros que recorre tu auto cuando presionás el freno aumenta, si las ruedas chirrían o hacen algún ruido extraño y si sentís que el auto ya no responde como lo hacía antes al frenar, lo más probable es que sea hora de cambiar las pastillas de freno traseras o delanteras porque se han desgastado con el uso.

Detectar las señales de alerta de nuestro sistema de frenado y actuar en consecuencia es de vital importancia para nuestra seguridad en la ruta. No te olvides de que los frenos son una de las partes del automóvil que integran el llamado triángulo de la seguridad, junto con los neumáticos (cuántos kilómetros dura una cubierta) y los amortiguadores (cada cuánto se cambian los amortiguadores). Estos tres elementos son los que nos “agarran” a la ruta, por lo cual es fundamental que estén en óptimas condiciones para detener y contener el vehículo ante una situación de riesgo.

Por qué hay que cambiar las pastillas de freno

Haciendo una breve reseña técnica, podemos decir que la función principal de las pastillas de freno consiste en trabajar creando fricción con el disco de freno para ralentizar la rotación de ese disco y frenar el coche. Esto es esencial para tener una frenada adecuada. Por eso, a medida que estos elementos se van desgastando, la frenada empeora poco a poco.

Usar unas pastillas de freno desgastadas o en mal estado no sólo puede provocar daños en los frenos sino restar eficacia a su funcionamiento.

Un juego de pastillas de freno en mal estado podría hacer poca fricción sobre el disco y aumentaría la distancia de frenado. Esto es algo que deberíamos evitar, ya que ante cualquier sorpresa puede que las ruedas no respondan a tiempo.

Cuándo cambiar las pastillas de freno

A causa del uso constante de estas piezas, las pastillas de freno suelen desgastarse antes que otros elementos del auto. Por eso es que la mayoría de los fabricantes recomiendan cambiar las pastillas de freno cada 15.000 kilómetros. No obstante, ante la menor sospecha de deterioro o mal funcionamiento, lo aconsejable es proceder a su recambio.

Debés tener en cuenta que las especificaciones técnicas indican que el grosor mínimo de pastillas de frenos recomendado para su uso es de 2 mm.

No solo su uso incesante al manejar repercute en el grado de desgaste de las pastillas, sino que también depende del tipo de conducción. Las aceleraciones y frenadas bruscas tienen como consecuencia que el desgaste se acelere.

Por el contrario, una conducción progresiva torna todo el sistema del vehículo más eficiente, consiguiendo impactar de forma positiva en el cuidado del medio ambiente y, especialmente, en el ahorro de combustible y el correcto mantenimiento de otros materiales del vehículo y del sistema de freno.

Cómo cambiar las pastillas de freno

Si bien no es una maniobra sencilla y, a la vez, cada marca de pastillas tiene especificaciones ligeramente diferentes al momento de cambiarlas, siguiendo estas indicaciones vas a poder hacerlo vos mismo y ahorrar unos cuantos pesos.

Herramientas necesarias:

  • Gato: para elevar el coche y poder desmontar la rueda.
  • Llave cruz: para aflojar los tornillos de las ruedas.
  • Llave Allen: para retirar los tornillos que no pueden ser retirados con la llave cruz.
  • Destornillador plano: para hacer palanca y separar las pastillas de freno de los discos de freno.

Procedimiento paso a paso:

Girá la dirección del auto y afloja los tornillos de la rueda

Girá el volante hacia la rueda con la que estás por empezar el recambio para tener un mejor acceso a los frenos. Es decir, si querés cambiar las de la derecha, deberías girar hacia la derecha. Después, al igual que si estuvieras cambiando un neumático, usá la llave cruz para aflojar los tornillos, aunque sin terminar de sacarlos.

Elevá el auto y sacá la rueda

Con el gato, elevá el auto y una vez bien asegurado podrás terminar de quitar los tornillos de la rueda con la llave cruz. Cuando ya los hayas sacado a todos, vas a poder retirar la rueda y acceder de este modo al sistema de frenos.

pastillas de freno frasle

Ver pastillas de freno Frasle en Mercado Libre

Desarmá el sistema de pernos

Primero vas a tener que encontrar los dos pernos/pasadores deslizantes que mantienen la pinza en su sitio. Normalmente, es suficiente con quitar el perno inferior. Una vez sacado el perno inferior, vas a encontrar una manguera de goma flexible por lo que alcanza con moverla y no necesitás desconectarla.

Sacá las pastillas de freno

Ahora van a aparecer las pastillas de freno y el disco. Una vez que identifiques la pastilla, podés usar un destornillador para hacer palanca y extraerla. Tenés que hacer palanca apoyando el extremo del destornillador en las pastillas y con los bordes del disco, nunca sobre la superficie de contacto del mismo.

Cambiá la chapa antichirridos

La mayoría de las pastillas nuevas poseen unas chapitas metálicas que permiten que las pastillas se deslicen hacia atrás y hacia adelante con facilidad. Como no tienen ningún tornillo que los sujete, su recambio es muy sencillo. Es importantes ponerles un poco de aceite para que no chirríen.

cuando cambiar discos de freno

Ver discos de freno en Mercado Libre

Colocá las nuevas pastillas de freno

No hace falta mucha técnica para este proceso, ya que las nuevas pastillas entrarán a presión. Solo hay que tratar de introducirlas un poco de lado para y después engancharlas a la chapa superior metálica. Una vez que entren, solo queda ajustar el pistón de freno hasta encajarlas perfectamente y después terminar el proceso ajustándolas con la llave Allen.

Colocar nuevamente la rueda

Esta operación no requiere ningún comentario especial. Solo tené en cuenta que una vez calzada la rueda deberás colocar los tornillos y apenas hacerlos girar. Después bajá el gato hasta que la rueda esté apoyada y, con el freno de mano colocado y ya bien firme en el suelo, terminá de ajustar todos los tornillos.

Repetí el proceso en cada rueda

Ahora seguí estas instrucciones para cada rueda, recordando que, si vas a cambiar las 4 pastillas, deberás completar primero las de un lado para luego pasar al otro.

Consejos finales

Una vez acabado el proceso, es aconsejable -por precaución- bombear lenta y progresivamente el pedal de freno varias veces. Lo que se consigue con ésto es que el pistón se acomode junto a la pastilla y quede en el lugar ideal para funcionar correctamente.

Por último, los expertos recomiendan no frenar bruscamente durante los primeros cien kilómetros que hagas con las nuevas pastillas. Así que deberás conducir con mucha calma y sin acelerar demasiado para no exponerte innecesariamente a un mal funcionamiento de los elementos de seguridad de tu auto.

cambio de pastillas de freno precio

Ver cilindros de freno en Mercado Libre

Cuándo cambiar los discos de freno

El otro elemento básico del sistema de frenado es el disco de freno. Si bien no existe un único criterio ni hay una fecha ni un kilometraje preciso en el cual se deben cambiar los discos de freno, los fabricantes recomiendan revisar visualmente el equipo de frenada al menos dos veces al año si empleas de forma normal tu vehículo (unos 20.000 kilómetros anuales o menos).

Si recorrés muchos kilómetros, especialmente en zonas urbanas, donde debés frenar en cada esquina o practicás una conducción deportiva que requiere un uso más extremo de los elementos de seguridad del auto, lo aconsejable es que compruebes el estado de los frenos de disco más a menudo, ya que su desgaste en esos contextos será mucho más elevado.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme