Cuida a tu hijo: en qué posición deben dormir los bebés

Conoce en qué posición deben dormir los bebés, cómo evitar riesgos y su importancia durante el primer año de vida.

Cuida-a-tu-hijo-en-que-posicion-deben-dormir-los-bebes

La posición en la que duermen la mayoría de los bebés no es arbitraria ni riesgosa per se, al contrario, es fundamental para resguardar su seguridad, sobre todo durante el primer año de vida. Sin embargo, este instinto con que los ha dotado la naturaleza en ocasiones entra en conflicto con casos fortuitos en que el bebé adopta una mala posición al dormir.

Por esto, los padres y cuidadores deben observar constantemente en qué posición debe dormir un bebé, en aras de evitar posibles asfixias y disminuir el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Acá te contamos de todo lo que deberías saber.

¿En qué posición deben dormir los bebés?

Durante su primer año de vida, todos los bebés –salvo indicación médica que señale lo contrario-, deben dormir boca arriba sobre sus espaldas en una superficie firme, plana y despejada. Esto debe repetirse en todos los momentos destinados al sueño, tanto en las siestas como durante la noche.

Cuando el bebé se queda dormido en la silla para el auto, coche o silla mecedora, lo más recomendable es cambiarlo lo antes posible hacia una superficie como la descrita.

Si gustas, puedes encontrar coches para bebés en Mercado Libre.

Otras posiciones como dormir boca abajo, de costado o reclinados en la silla del auto, huevitos o mecedoras son potencialmente peligrosas, en especial las dos primeras, puesto que se relacionan con la posibilidad de que el bebé se asfixie o se ahogue con su vomito, riesgos promovidos por la dificultad que tienen para mover su cabeza de forma autónoma.

Por otra parte, cuando los bebés son muy pequeños los músculos de su cuello son débiles y dormir reclinados puede hacer que el peso de la cabeza se cargue hacia adelante, lo que puede devenir en un bloqueo de sus vías respiratorias.

Acostarlos boca arriba es recomendado durante todo el primer año, siendo un período especialmente crítico los primeros seis meses de vida. Una vez que los bebés son capaces de girarse por su cuenta mientras duermen ya no es necesario volver a ponerlos de espalda.

 

 

Cuida a tu hijo mientras duerme: factores adicionales a tener en cuenta

Además de cautelar constantemente en qué posición debe dormir el bebé, es importante tener en cuenta factores que pueden aumentar los riesgos ya mencionados.

Durante su primer año de vida, deben dormir siempre sobre una superficie firme y lisa. Colchones blandos, mantas u otros elementos en los que el bebé pueda hundirse disminuyen su seguridad durante el sueño, es decir, se deben privilegiar colchones para bebés firmes.

 

 

Además de lo anterior, es importante eliminar todos los objetos dentro de la cuna: desde juguetes, peluches y protectores hasta aparatos para posicionar o sujetar al lactante pueden provocar asfixia debido a la dificultad que tiene los bebés para encontrar por sí mismos una posición que les permita respirar. Por eso, sobre todo durante los primeros seis meses de vida, recuerda mantener los juguetes de bebés en un área determinada fuera de su zona de sueño.

Algo similar sucede con los cobertores y mantas: lo ideal es evitarlas. Sin embargo, en caso de que sean totalmente necesarias, estas deben ser ligeras y estar fijas. Los brazos tienen que quedar libres y no se recomienda taparlos más arriba del pecho.  Por todo esto, recuerda que al decorar la pieza de tu bebé debes considerar dejar fuera de su cuna cualquier elemento de riesgo.

Riesgos y aprensiones asociados a la posición de los bebés al dormir

Los bebés sanos y sin problemas congénitos en general no corren riesgo de aspirar su vómito o de ahogarse mientras duermen sobre sus espaldas. Esto se debe a que su reflejo natural es tragar o toser los líquidos con el fin de mantener despejadas sus vías respiratorias.

Por el contrario, cuando el bebé duerme boca abajo o es depositado de costado en su cuna y durante el sueño se gira hacia abajo, existe la posibilidad de experimentar asfixias o de que elementos como las sábanas bloqueen sus vías respiratorias.

Cuando se considera en qué posición debe dormir un bebé recién nacido una de las aprensiones que surgen es que permanecer constantemente sobre sus espaldas pueda aplanar ciertas áreas de su cabeza, provocando lo que se conoce como plagiocefalia posicional o síndrome de la cabeza plana. No hay de qué preocuparse: esto es normal, pues el cuerpo humano del bebé ha sabido adaptarse.

 

 

Este aplanamiento del cráneo se produce porque la cabeza del bebé es muy blanda y su forma se ve fácilmente afectada por eventos como el parto o la posición en la que duermen. Sin embargo, esto no representa un peligro desde el punto de vista de su desarrollo cerebral o cognitivo, ni tampoco un defecto estético permanente. Por el contrario, el aplanamiento tiende a desaparecer cuando el bebé empieza a sostener su cabeza por sí mismo.

Una buena forma de evitar que el aplanamiento sea muy marcado es cambiar con frecuencia la orientación del bebé mientras duerme sobre su espalda para que pueda mirar hacia ambos lados, tomarlo en brazos y ponerlo sobre su abdomen cuando está despierto, siempre bajo la supervisión de algún adulto.

Si te interesa, puedes encontrar cunas para bebés en Mercado Libre.

¿Por qué los bebés deben tener su propia cuna?

Durante el primer año de vida, especialmente a lo largo de los seis primeros meses no es conveniente que los lactantes duerman en un espacio distinto al de su cuna, aunque se quedan dormidos en otro lugar.

Dormir en sofás o compartir la cama con sus padres aumenta el riesgo de sufrir accidentes. Algo similar sucede con los gemelos, mellizos y otros tipos de embarazos múltiples, donde es aconsejable que duerman en cunas separadas.

Los huevitos, coches y mecedoras muchas veces son de gran ayuda para hacer dormir a los bebés. Sin embargo, estos no deben ser utilizados como un sustituto de la cuna, sino más bien como un complemento. Esto, porque cuando los bebés duermen en ellos requieren de una vigilancia más atenta por parte de los adultos que se encuentran a su cargo.

Si bien no es recomendable que los bebés duerman en la misma cama que sus padres, es beneficioso que compartan la misma pieza al menos durante los primeros seis meses para facilitar la alimentación y promover el apego.

 

 

Observar en qué posición deben dormir los bebés y tener en cuenta las condiciones en las que duermen es clave para prevenir accidentes. Sin embargo, no es un motivo para que los padres y cuidadores se sientan ansiosos al respecto.

Con el paso de las semanas, los bebés comienzan a adquirir mayor autonomía en el control de su cuerpo y sus rutinas tienden a sincronizarse con las del resto de la familia, haciendo que sus patrones de sueño sean más constantes y permitiéndote despreocuparte un poco acerca de la mejor posición para dormir bebé recién nacido.

Aunque a algunos bebés les cuesta más conciliar el sueño o dormir profundamente cuando son acostados sobre sus espaldas es fundamental considerar que la seguridad es más importante que la calidad del sueño durante los primeros meses de vida.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme