Cómo mantener tu parrilla en óptimas condiciones

¡El cuidado de parrilla no tiene que ser un momento de angustia! Con estos útiles consejos de mantenimiento, tu parrilla siempre lucirá como nueva.

Hablemos de la verdadera estrella del 18 de septiembre y de la época de calor: la parrilla es la mejor compañera de los calurosos días veraniegos. Aunque, siendo honestos, cuando se trata de carnes, la temporada del año o la condición climática, no tiene que ser una condicionante para degustar un buen trozo de carne asada.

Y como en toda relación idílica, existen sus altibajos, siendo quizás el momento “menos romántico” el esfuerzo que se debe hacer para mantener la parrilla en buenas condiciones. Sin embargo, si sigues los siguientes consejos de mantenimiento de la parrilla, el ahorro de tiempo y dinero estará garantizado.

En primer lugar, debes saber que para el cuidado de parrilla, debes considerar todas las etapas de su uso. Te contamos más detalles a continuación:

Antes de la cocción

Si ya se ha encendido la parrilla, lo aconsejable es dejarla un tiempo pre calentándose, al menos unos 15 o 20 minutos. Se sabrá el nivel de calor de la parrilla al momento de acercar la mano: si el calor obliga a retirar la mano en los siguientes 2 o 3 segundos, la temperatura es óptima para empezar a cocer los alimentos.

También hay que asegurarse de tener los utensilios apropiados; como un vaporizador de agua, en caso de que salten las llamas, y una espátula con mango largo para dar vuelta a las carnes, ya que si pinchas la carne con un tenedor, dejarás escapar los jugos internos de la pieza, ensuciando la parrilla y generando humo.

Durante la cocción

Parte del buen mantenimiento de la parrilla tiene mucho que ver con tener una comprensión básica de cómo se cocinan ciertos alimentos. Por ejemplo, si se va a incorporar alguna salsa en la carne, hay que esperar unos 15 minutos, cuando la carne esté prácticamente sellada y cocida, para evitar el proceso de caramelización del azúcar.

Si se cocinan verduras, hay que picarlas en trozos similares para que el tiempo de cocción sea el mismo. Además, las verduras deben untarse con aceite para evitar que se peguen en la parrilla.

Por otra parte, hay un tiempo de cocción distinto para las carnes blancas, como el pollo, y las carnes de bovino, tardando más tiempo en su cocción las primeras.

Después de la cocción

Ha llegado el momento más importante para que la parrilla dure muchos años con nosotros. Como primer paso, hay que retirar los restos de grasa y carne con un cepillo. Usar agua fría cuando la parrilla está caliente solo logrará que el metal se deforme.

Tampoco es recomendable el uso de químicos los limpiadores de hornos. Cuando la parrilla esté fría,  basta con limpiar con un poco de agua jabonosa y después cubrir con una funda.

Si se trata de una parrilla eléctrica, lo más recomendable es seguir las instrucciones de fabricante. Una parrilla a gas también requiere de ciertos cuidados particulares (como la detección temprana de fugas de gas propano).

Mantener la parrilla en perfecto estado no tiene que ser un dolor de cabeza. Si somos olvidadizos, puede ser útil tener una lista de tareas. a modo de “check list”, para que no se escape detalle alguno del cuidado de parrilla antes, durante y después de usarla.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme