Conoce qué verduras se pueden congelar

Si te has preguntado qué verduras se pueden congelar, no te preocupes: aquí te contamos acerca de cuáles y cómo hacerlo.

Conoce-que-verduras-se-pueden-congelar

Ya sea porque quieras verduras estacionales para cualquier momento del año o bien para conservar durante algunos días o semanas algo que no podrás consumir en el futuro cercano, la posibilidad de conocer qué verduras se pueden congelar puede ser muy útil.

Contar con verduras congeladas puede ayudarte tanto en lo económico como en lo práctico: además de evitar perder dinero en verduras que podrían llegar a pudrirse, también podrás tener al alcance de tu mano un alimento con su capacidad nutritiva intacta y que puede cocinarse de forma rápida y sencilla.

Toma nota, que acá te contamos de qué verduras se pueden congelar y cómo hacerlo.

 

 

Qué verduras se pueden congelar

Quizás te haya asaltado la duda de si se puede o no congelar ciertas verduras, si es conveniente, qué pasa con sus nutrientes y si acaso son tan sanas como las verduras frescas o no. Hay respuestas a todo esto: las verduras sí se pueden congelar, es conveniente por varios motivos y son tan saludables como lo eran al momento de congelarse, pues sus vitaminas y minerales se conservan en perfectas condiciones.

Acá el electrodoméstico que toma el papel protagónico es el freezer, el cual puede presentarse como un objeto independiente o bien como parte del refrigerador de tu casa y su rol es tan simple como evidente: congelar los alimentos.

Si tienes interés, puedes encontrar refrigeradores con feezer en Mercado Libre.

Lo primero que debes saber acerca de cómo congelar verduras en casa es cuáles se recomienda congelar y cuáles no. Acá es posible hacer dos grandes agrupaciones: las verduras que se comen crudas y las que se comen cocinadas al horno o al sartén.

  • Las verduras que en general se comen crudas son aquellas que simplemente lavamos, cortamos y servimos, ya sea como ensalada o bien en platos servidos calientes o fríos. Algunos ejemplos de este tipo de verduras son la lechuga, la espinaca, el repollo, el pepino, el tomate, el ají, el pimentón, etcétera.
  • Las verduras que en general se cocinan son aquellas que utilizamos para guisos y otros platos calientes, o bien las que tras ser cocinadas las dejamos enfriar para incorporarlas a ensaladas. Ejemplos de este tipo de verduras son el choclo, las arvejas, el brócoli, la colifor, las berenjenas, la acelga y la mayoría de las legumbres, tales como habas, porotos, garbanzos y lentejas.

Considera por supuesto que hay algunas verduras que a veces sí se aconseja congelar como otras veces no, dependiendo de cómo te gusta consumirlas. Por ejemplo, hay personas que cocinan la espinaca en agua hirviendo para luego hacer batidos e incluso para otras recetas, por lo que al final depende de tus gustos.

Cómo congelar verduras en casa

El acto de congelar es bastante simple y no necesitarás más que algunos tips sencillos de acuerdo al tipo de verduras que desees congelar. Como primera recomendación, recuerda siempre mantener limpio tu refrigerador y el freezer para evitar malos olores en tus verduras y conservarlas lo más ricas posible.

Si quieres puedes buscar cuchillos para cocina en Mercado Libre.

Cómo congelar choclo

Una vez hayas elegido los choclos perfectos en la feria  o en el supermercado, cocínalos como lo harías habitualmente: primero debes pelarlos y quitarles todo rastro de cáscara, puedes considerar lavarlos para quitarles pelitos y otros despojos, y luego ponlos a hervir en una olla lo suficientemente grande para que quepan todos. Apenas el agua comience a borbotear, el choclo estará a punto; no esperes demasiado, o podría perder sabor y textura.

Cuando se hayan enfriado, corta el choclo con la ayuda de un cuchillo para verduras y ubícalo al interior de un recipiente hasta que se enfríe. Esto último es esencial, pues no debes guardar alimentos calientes al interior del freezer o podrías dañarlo. Una vez que estén lo suficientemente fríos, mete el choclo picado en bolsitas plásticas reutilizables y ¡eso es todo! Ahora sabes cómo congelar choclo.

Cómo congelar cebolla

Si también te estás preguntando cómo congelar cebolla, lo primero que deberías hacer es pelarlas y luego cortarlas como lonjas ayudándote con una tabla de cocina. También puedes picarlas en trozos, pero ojalá no demasiado pequeños pues, al estar constituidas por capas delgadas, podrían pegarse entre ellos al congelarse.

Para conservar la cebolla cortada considera utilizar bolsas plásticas un poco más gruesas que lo normal, pues al tener un aroma tan fuerte es importante que no contamine los olores de los demás productos en el congelador y también que se logre conservar el suyo propio lo mejor posible. Si solo tienes bolsas delgadas, considera utilizar más de una.

 

 

Cómo congelar verduras en general

Quizás ya estás haciéndote una idea general de cómo congelar verduras, pues en esencia el método es el mismo. En resumen, considera lo siguiente:

  • Recuerda pelarlas y dejar las verduras lista para consumir.
  • Si son parte de una salsa no hay problema: puedes conservar todo el contenido en un recipiente plástico y luego volver a hervirlo.
  • Congela solo lo justo y necesario. Si vas a comer dentro de poco las verduras que cocinaste ese mismo día, no es necesario ponerlas en el freezer, con el refrigerador basta.
  • Además de bolsas, los recipientes cuadrados o rectangulares también pueden ser útiles.
  • Finalmente: no te olvides de escribir en algún lugar la fecha de congelación.

Si estás pensando en cómo hervir tus verduras, quizás te interese buscar ollas en Mercado Libre.

Cómo congelar frutas

Al ser más dulces en general, las frutas no se recomienda congelarlas si lo que se desea es comerlas a secas, puesto que en todo el proceso de descongelado pueden perder sabor y textura. Sin embargo, puede ser muy útil congelar frutas si tienes pensado hacer batidos o si las quieres como complemento para otras comidas.

  • Los frutos rojos como las frutillas, las frambuesas, los arándanos y las moras se recomiendan ser congeladas por un tiempo no superior a 8 meses. Una gota de limón puede ayudar a evitar la oxidación.
  • Los damascos, duraznos y ciruelas es mejor guardarlos pelados en el congelador, ya que la cáscara puede ser un problema al descongelar. Puedes conservarlos en almíbar.
  • Los plátanos, por su parte, se aconseja guardarlos pelados y como puré, ya que la cáscara del plátano ennegrece inmediatamente y puede alterar el sabor de la fruta.
  • Las paltas es mejor conservarlas sin cáscara, molidas y sin el cuesco. Unas gotitas de limón también son aconsejables.
  • Los cítricos como naranjas y limones deberían ser conservados como jugo exprimido o bien como gajos separados sin cáscara.

Ahora que conoces cómo congelar verduras en tu casa, aplica todos estos consejos, improvisa algunas recetas y sorprende a tus amigos.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme