Aprende cómo limpiar zapatillas blancas

Descubre cómo limpiar zapatillas blancas, qué productos puedes utilizar para no dañarlas y dejarlas como nuevas, y algunos consejos para mantenerlas limpias.

Aprende-como-limpiar-zapatillas-blancas1

¿Te gustaría que tus zapatillas aún se vieran como el día en el que las sacaste de su caja? Recuperar su color original podría convertirse en un verdadero desafío si el calzado es blanco, debido a que se ensucia con mayor facilidad. Sin embargo, existen sencillos métodos para hacerlo.

Conoce aquí algunos consejos sobre cómo lavar zapatillas para que luzcan como nuevas.

Cómo limpiar zapatillas blancas con productos caseros

Para conservar tus zapatos en buen estado no es necesario gastar mucho dinero en productos especializados. Si bien es cierto que en el mercado puedes conseguir diversos artículos, en casa encontrarás algunos productos sumamente eficaces. Así que, si no sabes cómo lavar zapatillas blancas, puedes recurrir a los siguientes aliados:

1. Detergente

Es el más común de los productos de limpieza y sirve para remover prácticamente cualquier tipo de suciedad. Por supuesto, el más recomendable es el neutro.

2. Bicarbonato de sodio

Si buscas aprender cómo limpiar zapatillas blancas, este compuesto puede servirte, especialmente si es calzado de gamuza.

3. Vinagre blanco

Mezclado con una cucharadita de bicarbonato, el vinagre blanco puede ser milagroso. Además, si lo empleas para higienizar la parte interna de tus zapatos puedes prevenir malos olores.

 

 

4. Sal gruesa

Unida con un poco de agua o leche, este ingrediente ayuda a remover fácilmente las manchas de tus zapatillas blancas.

5. Crema dental

Este artículo de higiene personal no solo es capaz de mantener limpios y sanos tus dientes, sino además tu calzado. Sobre todo, si buscas cómo lavar zapatillas blancas y que tus suelas luzcan como si nunca hubieran tocado el piso.

La lavadora: ¿tu aliada o enemiga?

Seguramente te has preguntado cómo limpiar zapatillas empleando tu lavadora de ropa para ello. En definitiva, no es lo más recomendable. Sobre todo, porque dependiendo del tipo de material de tu calzado este puede dañarse o incluso encogerse.

Sin embargo, si decides hacerlo, asegúrate de programar un ciclo de lavado corto y centrifugado suave. Además, ten mucho cuidado de no mezclarlos con zapatos ni mucho menos prendas de otros colores, pues desde ese momento podrían dejar de ser blancas.

 

 

Cómo limpiar zapatillas blancas de lona

La lona es un material muy resistente, no en vano es utilizada para la fabricación de diversas prendas y calzado. Pero a pesar de su impermeabilidad no está exenta a ensuciarse, sobre todo si es de color blanco.

Lo primero que necesitas saber sobre cómo limpiar zapatillas blancas de lona, es que no serán necesarios químicos especializados. Bastará con un poco de agua tibia y jabón neutro para fregarlas con un cepillo y remover la mugre. Ahora bien, para eliminar manchas difíciles recuerda que el bicarbonato, la sal gruesa y el vinagre blanco son una buena alternativa.

Uno de los inconvenientes más frecuentes en los zapatos blancos es que pueden aparecer manchas amarillentas. En este caso, es recomendable frotar sobre la superficie afectada un poco de limón. Esta fruta es un extraordinario aclarante natural, así que no puede faltar en tu hogar.

Si te interesa, puedes encontrar zapatillas blancas en Mercado Libre.

Cómo conservar su color original

Aunque parezca una misión imposible, existen algunos trucos para mantener vivo el color independientemente del estilo de tus zapatillas. Uno de ellos es colocarlas en remojo con sal durante 20 o 30 minutos. Esta técnica no solo fijará el color del calzado, sino que te permitirá descubrir si destiñen o no.

No obstante, luego de que hayas aprendido cómo limpiar zapatillas es importante que no las pongas a secar al sol, pues podría arruinar su blancura. Luego de haberlas lavado colócalas en un lugar con sombra.

Adicionalmente, para mantener el calzado en buen estado durante más tiempo, se aconseja mantenerlos en sus cajas. Esto siempre y cuando cuentes con un clóset con buena ventilación, pues no querrás que la humedad los dañe.

 

 

Cómo lavar los cordones

En los cordones de los zapatos se acumula una gran cantidad de partículas que en algunas ocasiones resultan difíciles de remover. Por eso, lo más recomendable es que primero los laves a mano y luego utilices la lavadora.

Para comenzar, debes ponerlas a remojar en un envase con agua tibia y detergente. Toma en cuenta que este procedimiento requiere de tiempo, así que si necesitas un lavado exprés debes descartar esta opción.

Luego de varias horas en remojo, introduce las trenzas en una malla o bolsa de tela para posteriormente dejarlas en la lavadora. De este modo, no solo lograrás remover la suciedad con mayor efectividad, sino que estarás protegiendo el material de cualquier daño.

Cómo limpiar el calzado por dentro

¿Has notado que en la parte interna de tus zapatos aparecen manchas? Esto se debe principalmente al sudor y en general hay diversos factores externos que influyen, como la humedad o altas temperaturas, especialmente si usas zapatillas para correr.

De cualquier modo, si son de tela solo debes utilizar el mismo mecanismo que para limpiar la superficie: agua y jabón. En cambio, si son de piel, es necesario un mayor esfuerzo y un líquido con más virtudes como el vinagre.

De esta manera, además de mantener tus zapatillas limpias por dentro y por fuera, evitas la acumulación de bacterias y otros microorganismos.

Trucos para que las suelas luzcan impecables

Evidentemente, al estar en contacto con el piso las suelas están más expuestas a ensuciarse que cualquier otra parte de tus zapatos. Por eso, es esencial darle un cuidado especial, además que de esta manera tus zapatillas lucirán como nuevas.

Para ello, es recomendable que utilices un cepillo viejo –preferiblemente de cerdas suaves– y untarle una pequeña cantidad de pasta dental. Restriega suavemente sobre la superficie de la suela y asegúrate de cubrirla por completo.

 

 

Sin embargo, es importante que evites que la crema roce cualquier otra parte del calzado. Recuerda que algunos materiales pueden ser más sensibles que otros. Asimismo, no olvides sacudir o limpiar las suelas previamente para eliminar restos de tierra, polvo, barro o arena.

En definitiva, mantener tu calzado limpio solo requiere de tiempo y de que pongas en marcha algunos de estos consejos. Ahora que ya sabes cómo lavar zapatillas recuerda que, hacerlo con frecuencia, hará que luzcan ¡como nuevos! Además evitará la acumulación de partículas, manchas e incluso bacterias.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme