No más problemas de números: cómo agrandar zapatos

Si necesitas saber cómo agrandar zapatos que te quedan un poco ajustados, conoce acá distintas técnicas que te ayudarán a solucionar el problema.

No-mas-problemas-de-números-como-agrandar-zapatos

Ya sea porque era la última talla en stock, porque pensaste que se acababa lo oferta o porque te los regaló alguien que no te conoce tan bien, es común encontrarse con zapatos o zapatillas que te quedan algo apretados juntando polvo en el clóset.

¿Qué debes hacer en esos casos? Es importante considerar que hay diversas formas que sirven para agrandar el calzado. Acá te presentamos distintas estrategias para cuando necesites saber cómo agrandar zapatillas.

¿Cómo agrandar zapatos de cuero?

Si tu calzado es de cuero, no te preocupes, porque el cuero siempre cede. Esto sucede porque es un material mucho más flexible y blando que los sintéticos, por lo que es más fácil que se acomode a tu pie.

 

 

A lo hora de contestar la pregunta de cómo agrandar zapatos de cuero intenta tomar en cuenta que existen diversos métodos, desde algunos muy tradicionales hasta otros menos convencionales. Estos son los más importantes:

Hormas

En el mercado existen unos objetos que se llaman hormas de calzado. Lo que hace esta herramienta de madera es alargar o ensanchar el zapato y puedes adaptarlo con facilidad a cualquier de estos dos casos, de acuerdo a lo que necesites.

Son sencillas de ocupar, solo debes ajustar los tornillos de la horma al ancho o largo que necesites y luego lo colocas dentro de tu zapato. Puedes dejarlo durante toda la noche o a lo largo del día mientras estás trabajando o fuera de casa. A veces pueden tardar varios días en ensancharlo, así que anticípate al menos en una semana.

Si te interesa, puedes encontrar  zapatos en Mercado Libre.

Papel

Una forma menos convencional es la de rellenar el zapato con papel periódico arrugado y húmedo. La idea de este método es dejar que el papel se seque de a poco, para lo cual puedes emplear la ayuda de alguna fuente de calor no intensa, como el secador de pelo. Luego que notes que tu zapato está seco, inserta tu pie en él y prueba si las nuevas medidas se ajustan a tus necesidades.

 

 

Vapor

Existen otras formas caseras para agrandar el calzado, como la del vapor. Esta técnica consiste en poner a hervir agua en alguna olla, hervidor eléctrico o tetera. Luego de alcanzar su punto de ebullición, debes poner el zapato por cinco minutos sobre el vapor, lo importante es que la abertura del zapato quede posicionada sobre la fuente de humedad. En esencia, el método es similar al de hervir alimentos a baño María.

Luego de retirarlo, debes rellenar su interior con papel, hasta que el cuero quede tirante. Una vez que esté seco tu zapato, pruébatelo para ver si se estiró lo suficiente. Si no, repite el proceso.

¿Cómo agrandar otros tipos zapatos?

En el caso que quieras responder la pregunta de cómo agrandar zapatillas de tela, zapatos de gamuza o  de otros materiales, considera estas técnicas que te podrán ayudar.

 

 

Hielo

Para este truco casero necesitarás agua, bolsas de plástico herméticas y gruesas, y un congelador.

Lo primero que debes hacer es llenar las bolsas de agua, idealmente una para cada zapato aunque a veces puede que necesites más de una; fíjate que no exista ninguna filtración. Luego, debes colocar estas bolsas con agua dentro de los zapatos. Finalmente, ubica el par de zapatos en el freezer o congelador.

 

 

Es necesario que el agua se congele para que este método resulte efectivo, por lo que necesitarás de varias horas solo para lograr el congelamiento y de más tiempo aún para que el hielo fuerce al zapato a ensancharse. Por ello, es prudente que esperes incluso un par de días.

Transcurrido este tiempo, retira el calzado, espera que el hielo se derrita y listo, tu zapato estará más grande.

Si te interesa, puedes ver organizadores de zapatos en Mercado Libre.

Calcetines gruesos

Si tienes la duda de cómo agrandar zapatillas de tela, entonces este consejo será de utilidad para ti. En estos casos debes tomar el zapato y doblarlo de forma constante y pausada, hacia atrás y adelante. Intenta hacer ese movimiento en ambos extremos y con cuidado de no ser muy brusco. Luego, ocupa los zapatos con calcetines gruesos, e inclínate sobre tus puntas y talones. De esa forma estirarás y ablandarás el calzado, garantizando que se amolde a tu pie.

Si bien estos tips te ayudarán a solucionar el problema del calzado ajustado, lo ideal es que a la hora de comprar escojas la talla adecuada y evites guardar zapatos que luego no utilizarás. Como regla general al probártelos: fíjate que te sean cómodos al caminar e incluso que no te moleste al dar pequeños saltitos.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme