Cumbre B20 en Argentina: economía digital e industria 4.0

En el marco de la Cumbre B20 en Argentina, el sector privado generó importantes recomendaciones para los miembros del G20, revisamos los principales puntos.

En una era en la que tecnología domina gran parte de los procesos, y la globalización es un hecho que no podemos obviar, la economía digital y la industria 4.0 están presentes en todos los aspectos sociales. Desde la manera en que las empresas realizan sus actividades productivas hasta la forma en que las personas se comunican y desarrollan su día a día -pasando por los Gobiernos-, estos conceptos lo abarcan todo.

En ese sentido, El B20 hace un llamado a los gobiernos para que aprovechen la oportunidad de transformación digital e industria 4.0 con políticas integrales y marcos regulatorios basados en los 7 pilares clave: habilidades digitales, Industria 4.0, conectividad global, MiPyMEs, comercio digital y flujo de datos, Fintech y ciberseguridad.

Sin embargo, antes de entrar de lleno en cada uno de estos puntos, ¿sabes qué es el B20?

Se trata de la voz del sector privado del G20, la principal instancia internacional para la cooperación económica, financiera y política, compuesto por 19 países más la Unión Europea. La tarea del grupo es clara: aconsejar a los líderes de las naciones involucradas sobre los retos más importantes de la agenda económica mundial.

¿Por qué hablamos del B20? Los días 4 y 5 de octubre pasado, el Grupo de Trabajo de Economía Digital e Industria 4.0 del B20, liderado por Marcos Galperin -CEO de Mercado Libre- presentó las recomendaciones a los líderes del G20, las cuales se resumen en 7 pilares fundamentales:

1. Habilidades digitales

Uno de los desafíos más importantes a nivel empresarial es que el capital humano desarrolle las habilidades digitales necesarias para optimizar los procesos y recursos, algo en lo que los gobiernos y el sector empresarial deben aunar esfuerzos.

Es necesario disminuir esta brecha por medio de la inversión en programas educativos, garantizando que el desarrollo de las habilidades digitales sea parte de los planes de estudio. En la misma línea, ambas partes deben colaborar para capacitar y re organizar la fuerza de trabajo actual. En ello, es vital que los programas educativos sean accesibles para ambos géneros y permitan elevar el conocimiento en la materia de manera equitativa.

2. Industria 4.0

Las nuevas tecnologías permiten recopilar y analizar gran cantidad de datos a través de múltiples dispositivos, dando paso a procesos más veloces, flexibles y eficientes.

Así, la cuarta revolución industrial dará paso a productos de mejor calidad sin incrementar los costos, aprovechando tecnologías como bots e Inteligencia Artificial, Big Data, fabricación aditiva y plataformas cloud. Al respecto, la principal recomendación hecha a los gobiernos fue apoyar la creación de un ecosistema de Industria 4.0 para estimular y promover las mejores prácticas en materia digital, impulsando la colaboración entre organismos públicos y privados, generando iniciativas con foco en lo público y brindando apoyo financiero a las empresas del sector

En ese sentido, es necesario desarrollar normas internacionales que permitan un acercamiento proactivo entre países, facilitando la coordinación y cooperación.

3. Conectividad e infraestructura

“Promover la conectividad global y el desarrollo de infraestructura” es la premisa que busca incentivar y facilitar las inversiones privadas en infraestructura, permitiendo ampliar la cobertura -incluso en áreas que pudieran ser no tan rentables- para incrementar el acceso al mundo digital. Aquí, los principales aspectos son:

  • Estimular la asequibilidad, facilitando el acceso a dispositivos y mejorando la conectividad, especialmente en los países en desarrollo, algo que les permitirá fortalecer sus programas de crecimiento.
  • Incentivar la creación de contenidos y servicios que incrementen la demanda digital. Esto permitirá que una mayor cantidad de personas pueda involucrarse más con los canales digitales.
  • Promover un amplio uso del espectro, aprovechando las posibilidades que brinda el entorno digital.

4. MiPyMes

Las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMes) constituyen la principal actividad empresarial a nivel global. De hecho, son las responsables de crear aproximadamente dos tercios de los puestos de trabajo en los países estudiados. Por ello, la recomendación para los líderes gubernamentales es generar real conciencia respecto de las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías. Adoptarlas para el crecimiento de estas organizaciones constituye una forma eficaz de potenciar el desarrollo de los países.

5. Comercio digital y flujo de datos

Es tal la importancia del entorno digital para el comercio que, en la actualidad, ceca del 50% de los servicios que son objeto de transacciones tienen como base las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). En ese sentido, una de las propuestas al respecto fue “Habilitar el comercio digital y los flujos de datos internacionales”, para lo cual es necesaria la implementación de políticas de eCommerce sólidas, convergentes e integrales, que faciliten la coordinación y ejecución entre países.

En la misma línea, es necesario:

  • Estimular las negociaciones relacionadas con el comercio electrónico en la OMC y otras entidades de carácter similar.
  • Aunar esfuerzos para generar reglas impositivas consistentes.
  • Crear estándares recíprocos de protección de datos y de la privacidad de la información.
  • Velar por el desarrollo de un enfoque multilateral, dejando atrás medidas unilaterales enfocadas en sectores específicos o que se centren solo en una categoría de empresas.
  • Evitar los requisitos de localización de datos y generar mecanismos eficientes de transferencia de información, algo determinante para estimular comercio electrónico y los negocios entre diferentes países.

6. Fintech

Aún en una era en la que los servicios financieros se han acercado a las personas gracias a la tecnología, más del 30% de la población mundial carece de una cuenta bancaria, una cifra cuyo impacto no es el mismo en países desarrollados versus aquellos que están en vías de serlo.

Por ello, es de suma importancia fomentar la innovación en tecnología financiera, una de las alternativas para disminuir esta brecha. Por otro lado, incentivar este desarrollo tiene un impacto positivo a nivel social gracias a la inclusión, afectando de manera positiva en el bienestar de las personas y, desde luego, en el PBI de las naciones.

Atendiendo a lo anterior, los países que integran el G20 tienen el desafío de adoptar y crear normativas que abran los servicios de tecnología financiera hacia diferentes sectores de la actividad económica, promoviendo la innovación e incentivando la competencia entre los distintos estamentos y actores del ecosistema de servicios financieros. Para incrementar los resultados en la materia, los gobiernos deberían estimular al sector empresarial para crear un ecosistema cooperativo que facilite al sector de las Fintech realizar ensayos y mejorar la conectividad con los sistemas heredados, es decir, los actuales.

7. Ciberseguridad

Entendiendo que la información es uno de los activos más valiosos en la actualidad, los gobiernos deben adoptar los riesgos cibernéticos como un tema prioritario, algo para lo que deben asociarse con la industria y, así, dar paso a un enfoque integral que permita actuar con celeridad ante riesgos o eventualidades.

Al respecto, es imprescindible dar paso a un escenario de colaboración intersectorial y transfronterizo, algo que solo es posible a través de instancias y políticas que permitan compartir información de manera segura. Solo así, las naciones podrán proteger la información de valor, tanto de carácter gubernamental como del sector privado, limitando o anulando las posibilidades de acción de riesgos como hackers o ataques a nivel macro.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme