Cómo vender una casa

¡Es mucho más fácil de lo que imaginas! Te invitamos a conocer cómo vender una casa al mejor precio y de forma rápida con un paso a paso y algunos consejos.

Vender una casa puede parecer un proceso engorroso y complicado si no estás bien informado de todo lo que esto implica. Por eso, y para facilitarte un poco las cosas, queremos compartir contigo este paso a paso para vender tu casa a un precio justo, y de manera rápida con algunos tips que te ayudarán a mostrar tu casa de mejor manera. ¡Solo sigue leyendo!

¿Cómo vender una casa?

1. Conocer el valor de la propiedad

Realizar una tasación de tu propiedad te permitirá tener una idea de su valor real en el mercado y poder venderla a un precio correcto. También puedes guiarte por los precios de casas similares que estén en venta en tu barrio o comuna. Lo importante es que, hagas lo que hagas, no te dejes llevar por presentimientos y suposiciones, ya que podrías perder dinero al vender tu casa más barata de lo que corresponde, o bien, hacer más difícil y demorosa la venta al sobrevalorarla.

2. Publicar la venta

Despliega todo tu potencial como vendedor y elabora un plan para ofrecer tu casa. Algunas acciones que te pueden ayudar a difundir que tu propiedad está en venta son:

  • Contarles a tus familiares, amigos y vecinos.
  • Usar tus redes sociales.
  • Imprimir afiches, repartirlos entre tus conocidos y ponerlos en áreas habilitadas de comercios cercanos y en lugares de alto tránsito. Si tu condominio cuenta con un diario mural, ¡úsalo!
  • Instalar un gran letrero en la propiedad con tu número de contacto.
  • Aprovechar la vitrina de Portalinmobiliario.com, un sitio de Mercado Libre. Allí puedes registrarte y publicar tu propiedad, mostrando las mejores fotos y señalando tus datos de contacto, ¡es muy fácil! Además, resulta muy práctico, ya que tu anuncio llegará a personas que realmente están interesadas en comprar una vivienda.

La importancia de la calidad de las fotografías que uses para publicitar tu casa es fundamental. Deben tener buena iluminación y mostrar los mejores aspectos de la vivienda. Para esto, te ayudará mucho el siguiente paso.

3. Preparar la propiedad para mostrarla

Una primera buena impresión puede hacer una gran diferencia a la hora de vender. Esto significa que tendrás que preparar tu vivienda tanto afuera como adentro: desde el jardín hasta el interior del clóset. Recuerda que quienes visiten tu propiedad están buscando el mejor lugar para vivir, por lo que se fijarán en todos los detalles, así que debes sorprenderlos.

Además de preocuparte de temas estructurales, la pintura de las paredes, el funcionamiento de las luces y grifería, entre otros aspectos, tendrás que poner un especial cuidado a la decoración. En este sentido, es recomendable que adaptes el estilo de tu casa a uno neutro que pueda gustarle a la mayoría de los visitantes, ocultando fotografías y elementos personales para que ellos puedan imaginarse viviendo allí. ¡Mientras tu casa más se parezca a una casa piloto, será mucho mejor!

La disposición de los muebles debe estar de una manera en que se pueda observar el espacio real de la vivienda, para que los interesados puedan tener una visión clara de lo que podrían hacer en ella.

No está de más recordar que el orden y la limpieza son fundamentales. La idea es que los interesados se sientan en una casa nueva a la cual pueden llegar e instalarse, sin tener que hacer grandes reparaciones.

Este es el momento perfecto para hacer una revisión completa de tu casa e identificar sus puntos fuertes y débiles. Si hay daños que puedes reparar, hazlo. En algunos casos, invertir un poco puede aumentar el valor de la propiedad. Y si hay algo que necesita arreglo o un cambio, pero no deseas encargarte de ello, ¡no te preocupes! Puedes negociarlo con el comprador.

4. Elegir al comprador

Si todo resulta como esperamos y tienes distintos interesados en tu propiedad, elige a la persona que te inspire mayor confianza, o aquella que haga una mejor oferta de dinero por tu casa. Otro factor que puedes considerar, si estás apurado por venderla, es quién está listo para realizar los trámites de compraventa en menor tiempo. Todo depende de tu criterio y de tus necesidades.

5. Firmar la promesa de compraventa y, posteriormente, la escritura

La promesa de compraventa es un contrato que deberás firmar en notaría con el comprador. Consiste en una promesa que asegura que el interesado comprará tu propiedad y que tú se la venderás a él, y no a terceros, en un período determinado. Este compromiso involucra multas para quien no lo cumpla y están fijadas en el mismo contrato. Por otro lado, también existe la posibilidad de cobrar una reserva para asegurar la compraventa. Este monto, posteriormente, es abonado al valor final de la propiedad.

En la promesa de compraventa se establece que el trato queda sujeto a la condición que los títulos de dominio de la vivienda hayan sido encontrados conforme a derecho, es decir, que la inscripción de la propiedad esté correcta y vigente, y que no exista alguna hipoteca, conflicto de herencia, gravamen, prohibición u orden de embargo que pueda afectar al nuevo propietario. El estudio de títulos, que es el análisis de los antecedentes legales de la propiedad, debe realizarlo el abogado del comprador, en caso de que se trate de una compra al contado; o por el banco que financie la operación, si la compra se realiza mediante un crédito hipotecario.

Si el estudio de títulos indica que todo está en orden, el abogado del comprador redactará las escrituras del inmueble. Es recomendable que te asesores por un abogado que pueda revisar el documento final para evitar posibles inconvenientes.

Cuando el documento fue revisado y aprobado por ambas partes, se deben firmar las escrituras en notaría. ¡Y listo!

¿Y si aún estoy pagando la casa que quiero vender?

¡Quédate tranquilo! Una deuda hipotecaria no será problema para que vendas tu casa. De hecho, podría ser muy conveniente para ti y el comprador, por lo que no debes preocuparte al respecto. Solo debes estar bien informado, leer con cuidado los documentos y considerar algunos aspectos como los que te contamos a continuación:

  • Una deuda hipotecaria no influye en el precio de venta. Como te contamos anteriormente, lo más importante para definir el valor de tu vivienda es la tasación.
  • Los plazos de pago o el tiempo del proceso tampoco se verán afectados por la deuda hipotecaria.
  • Como la idea es que puedas asegurar el pago del crédito, el valor de tu propiedad debe ser superior a tu deuda con el banco, especialmente si consideramos que, con el tiempo, tu propiedad pudo haber aumentado de valor (plusvalía).

¿Se debe traspasar la deuda hipotecaria?

No es necesario traspasar la deuda. Todo dependerá de cuán conveniente sea esto para ambas partes, lo cual estará determinado por las condiciones de la deuda. Por ejemplo, en caso de que la tasa de interés de la deuda hipotecaria sea menor a la que ofrece el mercado financiero actual, el comprador puede asumir la deuda y entregarte la diferencia directamente, en caso de que corresponda.

Sea cual sea tu situación, antes de que tomes alguna decisión sobre cómo vender una casa, siempre será recomendable consultar la opinión de algún experto en el ámbito legal o en el mercado inmobiliario.

 

Si deseas vender tu casa, te recordamos que puedes hacerlo en Mercado Libre.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme