Portabilidad financiera y créditos hipotecarios: lo que debes saber

El 8 de septiembre entra en vigencia la ley que te permite cambiar tu crédito hipotecario de banco rápidamente, revisa cómo te afectaría.

2 de septiembre de 2020

¿Sabías que desde los próximos días podrás cambiarte de institución financiera fácilmente? Si tienes productos como cuenta corriente, tarjeta de crédito, crédito de consumo, crédito hipotecario, entre otros, te invitamos a conocer más detalles y los beneficios a los que podrías acceder.

¿Qué es la portabilidad financiera?

La ley de portabilidad financiera entra en vigencia el 8 de septiembre de 2020 y está dirigida a personas naturales, pequeñas y medianas empresas. Así, todos ellos podrán cambiarse fácilmente y de manera rápida de institución financiera.

¿Qué beneficios entrega?

Con esta ley se busca que los usuarios puedan reducir los costos y tiempos para realizar trámites financieros. Junto con eso, la idea es que accedan a servicios y productos en mejores condiciones, por ejemplo, mejores tasas de interés. Con eso podrán elegir una mejor oferta, ya que existirá un mercado más competitivo.

¿Qué ocurre si tienes crédito hipotecario?

La portabilidad financiera, entre otras cosas, facilitará el refinanciamiento de todo tipo de créditos. Particularmente, quienes tengan crédito hipotecario, podrán acceder de manera más fácil a mejores condiciones crediticias, por ejemplo, a través del refinanciamiento en un nuevo banco o institución financiera.

De acuerdo a cifras oficiales, para el caso de refinanciamientos, para un crédito de UF 1.000, el costo actual de refinanciar es de $700.000. Con la portabilidad dicho costo bajaría a cerca de $280.000. Junto con esto, los tiempos disminuirían en un 40%, ahorrándose aproximadamente 30 días menos.

Pasos para solicitar la portabilidad

Los usuarios deberán pedir a su banco actual o al nuevo banco un certificado de liquidación (documento gratuito) donde aparece el listado de todos los productos contratados, tasas, comisiones y valor del prepago del crédito. Con este documento, podrán solicitar la portabilidad financiera. Así, serán evaluados por el nuevo banco, quien en caso de aprobar al nuevo cliente, realizará una oferta de portabilidad y el usuario tendrá 7 días para aceptarla.

En caso de aceptar la oferta de portabilidad, el cliente entrega al nuevo banco un “mandato de término”, con el cual dicha institución deberá gestionar el cierre de los productos en el antiguo banco o institución financiera. Finalmente, una vez realizado el mandado, dentro de 6 días hábiles el cliente puede firmar el nuevo crédito.

Actualmente, la ley permite que el proceso de portabilidad sea presencial o remoto. Será el banco quien determinará de qué manera operará. Junto con esto, también podrá solicitar nuevos documentos o antecedentes antes de aceptar al nuevo cliente.

Costos a pagar

Si tienes un crédito hipotecario y decides cambiarte de institución financiera, hay ciertos costos que deberás asumir. Entre ellos está la tasación, borrador, escritura, estudio de títulos y el impuesto al mutuo. Tanto la notaría como el Conservador de Bienes Raíces no podrán cobrar recargos por sobre el monto del contrato del nuevo crédito. Esto siempre y cuando el monto del capital sea igual o inferior al original.

¿Cuándo podría ser conveniente cambiarse de banco?

Si estás pagando un crédito hipotecario hace algunos años, es decir, tu crédito es relativamente “nuevo”, puede ser conveniente solicitar la portabilidad si recibes una menor tasa de interés, por ejemplo. Así, podrías disminuir el monto del dividendo o el plazo de años.

Si ya estás terminando de pagar tu crédito, podría no convenir ya que durante los primeros años se pagan los intereses de un crédito hipotecario. Por esa razón, al refinanciar tu crédito en un nuevo banco, deberás pagar intereses nuevamente.

Conoce más sobre la Portabilidad Financiera aquí.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme