Tips prácticos para tener éxito el día de la mudanza

La mudanza es un momento de mucho estrés, pero si sigues estos consejos prácticos, y tienes toda la documentación exigida, serás feliz en el intento.

Un cambio de casa forma parte de esos proyectos que genera mayor ilusión entre todos los miembros de la familia. En ese momento importante reina el optimismo y se tiene la mente abierta para vivir nuevas experiencias.

¿Estás viviendo en medio de esta etapa de la vida? ¡Disfrútalo al máximo! Pero recuerda que también es el momento de prepararse mentalmente para afrontar la parte menos idílica del proceso: la mudanza.

Si no quieres pasar por un mal momento, presta mucha atención a estos consejos que hemos dividido en tres etapas, y así reducirás a su mínima expresión las probabilidades de equivocarte.

1. Antes de la mudanza

Pocas veces se presentará un momento más propicio para deshacerse de aquello que no sirva. ¿Cómo hacerlo? Regalando, botando o vendiendo lo que no uses o no necesites. Si el presupuesto lo permite, puede ser el momento perfecto de renovar algunos electrodomésticos y adquirir en su lugar otros más modernos.

Lo mencionado arriba tiene como objetivo que seas lo más práctico posible, puesto que las empresas dedicadas a los fletes cobran por el peso o los metros cúbicos.

También es el momento de adquirir cajas de distintos tamaños y cinta adhesiva. Lo recomendable es que embales todo siguiendo una temática; es decir, cajas de libros, accesorios de la cocina, juguetes, ropa, etc. Sin embargo, en este punto vale la pena recalcar que no es una buena idea colocar mucho peso a cada caja porque se puede desfondar cuando tenga que ser movilizada.

Aquellos objetos que sean frágiles hay que identificarlos claramente en las cajas, señalando incluso la dirección al momento de manipularlas. Finalmente, ten en cuenta que algunos electrodomésticos, como el refrigerador, hay que desconectarlos con suficiente antelación. De manera que debes consumir la mayor parte de la comida almacenada en el refrigerador para que no se descomponga durante la mudanza.

2. Obtén la documentación necesaria para la mudanza

Para realizar una mudanza, es imprescindible y obligatorio tramitar un salvoconducto. Este documento notarial sirve de constancia para el arrendatario, o propietario, de que no hay un impedimento legal o judicial para la mudanza y que los artículos movilizados son de su exclusiva propiedad.

Al cumplir con esta responsabilidad evitarás las multas de Carabineros, que son actualmente de 4 U.T.M, o una posible confiscación de los bienes. Es también importante tener a la mano la documentación requerida para gestionar el permiso, proceso que se hace en el Registro Civil de la comuna donde está la residencia.

Este salvoconducto tiene un valor estimado que oscila entre los 2.000 y 4.000 pesos. El documento se puede obtener dos días antes de la mudanza y con fecha de validez para los siguientes cinco días desde su emisión. Si se está haciendo el proceso con suficiente antelación (más de dos días de anticipación) entonces el salvoconducto debe tener la fecha exacta de la mudanza.

Por otra parte, hay comunas que exigen un permiso de estacionamiento, como Vitacura, Las Condes y Providencia. En estos casos el salvoconducto es un requisito para poder obtener dicho permiso. Si necesitas un permiso de estacionamiento, que tiene un valor entre 20.000 y 50.000 pesos, debes dirigirte al Departamento de Tránsito de la Municipalidad y allí obtendrás la autorización.

3. El contrato con el servicio de mudanzas 

Cuando se contrata a una empresa de mudanzas, el proceso de mover tus bienes se vuelve menos engorroso porque delegas este trabajo pesado a un personal capacitado y con experiencia. Sin embargo, hay que preguntar a la empresa con detalle sus tarifas porque las mismas varían dependiendo de estos factores:

  • La distancia, en vista que todo trayecto va a representar necesariamente un gasto de combustible. Si hay una distancia considerable, que recorrer, la tarifa por la mudanza se incrementará.
  • El volumen de carga también va a determinar el costo final. Días previos a la mudanza, parte del personal autorizado de la empresa hará una visita para verificar el tamaño del mobiliario, los electrodomésticos y el número de cajas.
  • ¿Se debe subir escaleras? Eso lo tendrá en cuenta la compañía al momento de aplicar sus tarifas por la mudanza.
  • ¿Hay garantías? Hay que preguntar por el seguro usado por la empresa y cuánto abarca, en el caso de un imprevisto o accidente.

Finalmente, no olvides tampoco preguntar las reglas establecidas por el condominio, que en ocasiones establecen días específicos para las mudanzas y tienen normas particulares para la carga y descarga de objetos. Siguiendo estos consejos de seguro evitarás el estrés producido por el cambio de casa, y al final de la faena terminarás satisfecho con los resultados.

Si estás pensando en mudarte, te invitamos a encontrar tu nuevo hogar en Mercado Libre.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme