Cómo funciona una secadora de ropa

Descubre cómo funciona una secadora de ropa, qué beneficios te proporciona contar con un equipo de estos y algunos consejos sobre su correcto uso.

Como-funciona-una-secadora-de-ropa

Entre tantas ocupaciones diarias y un reloj que no se detiene, la secadora de ropa puede convertirse en una aliada cuando se trata de ahorrar tiempo, esfuerzo y, por qué no, espacio en el tendedero.

Aunque es mas bien un complemento de la lavadora, la secadora cumple una importante función en el hogar. Es por eso que saber cómo funciona y qué ropa no poner en la secadora, te ayudará a utilizarla de forma más eficiente y así, evitar cualquier error común que la dañe y que acorte su vida útil.

Antes de comprar o instalar una secadora

En lo primero que debes pensar a la hora de comprar una secadora es en el espacio en donde la instalarás. Esto puede resultar un poco obvio, pero al tener ese primer paso listo evitarás incomodidades al momento de utilizarla.

 

 

Recuerda que, para comprender cómo funciona una secadora, es esencial reconocer las diferencias entre los distintos tipos. En el mercado te encontrarás principalmente con dos: las secadoras de evacuación y las de condensación.

  • Secadoras de evacuación: estos modelos se caracterizan por contar con un sistema de desagüe, filtros y tubos que extraen la humedad, así como los residuos que provienen del interior. Generalmente son secadoras económicas, aunque pueden resultar más costosas con el paso del tiempo, principalmente por su poca eficiencia energética. Debes asegurarte de ubicarla en un espacio en el que sea posible colocar el tubo de desagüe, o en caso contrario deberás someterte al aparatoso proceso de moverla de lugar.
  • Secadoras de condensación: estos modelos recogen el vapor del agua y lo depositan en el interior. Suelen ser un poco más costosas que las anteriores, sin embargo, a largo plazo, son una buena inversión por su menor consumo energético. Las secadoras que funcionan con este sistema acumulan agua en un depósito extraíble y se pueden conectar a una manguera. En este sentido, no tendrás que preocuparte tanto por que exista algún desagüe cerca del equipo.

Si te interesa, puedes ver secadoras de ropa en Mercado Libre.

¿Cómo funciona una secadora de ropa?

Para poner en funcionamiento una secadora solo se requiere del uso de energía eléctrica para encender el motor y dar movimiento al tambor.  Entretanto, la cantidad de tiempo que requieren para completar un ciclo es difícil de calcular. Este depende de qué tan húmedas se encuentren las prendas a secar.

También debes respetar los ciclos de secado. Muchas funcionan con temporizador, por lo que el tiempo lo definirá el usuario. Existen modelos de secadoras que cuentan con detectores de humedad, lo que puede ayudar a decidir cuánto tiempo poner para distintos tipos de prensas, por ejemplo, plumones o simples camisetas.

En el manual podrás encontrar el tipo de ciclo que necesitas para estos procesos, además de la información sobre algunos puntos importantes como qué ropa no poner en la secadora. Por ejemplo, no se recomienda secar trajes de baño, pues pueden dañar su material. Prendas fáciles de apelotonarse deberían secarse solas, como toallas o sábanas, o en caso contrario tienden a enrollarse entre ellas y el proceso de secado tarda mucho más tiempo del normal, lo que a la larga es contraproducente.

De cualquier forma, muchas secadoras cuentan con modos especiales para otras prendas y objetos, como peluches o cojines. Simplemente debes fijarte en las instrucciones del fabricante, tanto de la secadora como de la prenda o el objeto. La misma lógica aplica para el proceso anterior, si acaso se recomienda o no lavar prendas en la lavadora.

 

 

¿A qué temperatura seca una secadora?

A fin de cuidar tu ropa en el proceso de secado, la temperatura de este equipo puede graduarse en diferentes ciclos. De modo que si necesitas secar ropa delicada, puedes acondicionar la temperatura al rango mínimo o recomendado por el fabricante.

El rango de temperatura de una secadora se encuentra generalmente entre 51°C y 57°C. No obstante, algunos modelos (especialmente los modelos profesionales) alcanzan hasta los 80°C.

Con esto presente, es importante que selecciones el ciclo de secado adecuado al tipo de tela. Saber a qué temperatura seca una secadora es vital para evitar que las prendas se encojan o se quemen. A continuación, algunos ejemplos:

  • Temperaturas altas: utiliza este tipo de temperatura cuando se trate de ropa hecha con tela de algodón, como toallas, ropa de cama y prendas de mezclilla.
  • Temperatura media: aplica este ciclo a las telas de “planchado permanente”, es decir, camisas, pantalones de vestir y telas sintéticas.
  • Temperatura baja: en este ciclo puedes incluir prendas delicadas, como la lycra y la ropa tipo stretch.
  • Sin calor: Al lavar prendas o accesorios con telas de lana, como almohadas, peluches y zapatillas, aplica un ciclo sin calor.

Eficiencia energética

Luego de entender a qué temperaturas funciona una secadora, podrás relacionar mejor este factor con la energía que consume el aparato, sobre todo en la actualidad, en donde toma más relevancia el consumo eficiente de energía. En este sentido, existen procesos electrónicos distintos según el modelo.

Existen secadoras (como las de evacuación) que tienen baja eficiencia energética, clasificadas dentro de la categoría C. Algunos de estos equipos activan el proceso de secado a través de resistencias eléctricas, mediante “pulsos” de calor.

Por otro lado, hay equipos que cuentan con una bomba especial que calienta ropa utilizando el calor del medio ambiente. Esta última alternativa es la que permite mayor ahorro energético en el hogar. De hecho, es cada vez más común encontrarse con secadoras de ropa dentro de las categorías más eficientes, como la A, fenómeno transversal a todos los electrodomésticos.

 

 

Recomendaciones para el uso de la secadora

Una vez que sepas cómo funciona una secadora de ropa solo queda poner en práctica todo lo que has aprendido. Estas son algunas recomendaciones para hacer buen uso de este equipo:

  • Procura utilizar los ciclos destinados a los diferentes tipos de prendas, según la tela. Aunque también existen los ciclos automáticos, que toman en cuenta factores como la humedad, la elección dependerá de lo que arrojemos en el interior de la secadora.
  • Tómate un momento para leer las indicaciones incluidas en las etiquetas de las prendas. De esta manera, evitarás dañarlas a ellas y a la secadora.
  • Si es necesario, separa la ropa según el tipo de tela para que se seque de manera uniforme, de esta manera no fuerzas el tambor del equipo y aseguras que se seque todo de manera uniforme.
  • Realiza una limpieza al filtro que retiene los residuos, por lo menos un par de veces al mes. En ocasiones la acumulación de estos puede afectar el secado e incluso contaminar el interior de la secadora.
  • Recuerda sacar la ropa a tiempo después de finalizado cada ciclo. Así será más fácil extender la ropa, lo que puede ayudar a facilitar el planchado.
  • Evita forzar el funcionamiento de la secadora llenando el espacio con ropa. Revisa cuál es el peso máximo que soporta el tambor y recuerda que hay prendas que, al estar mojadas, incrementan considerablemente su peso, como las toallas y la ropa de cama. De ser necesario, emplea más de una carga.

Ahora que sabes cómo funciona una secadora de ropa y los beneficios de tener una en casa, podrás elegir informadamente la que mejor se ajuste a tus necesidades.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme