Qué hacer si mi lavadora no centrifuga

Descubre cómo reparar una lavadora si esta no cumple con el proceso de centrifugado, qué hacer para solucionar el problema y cómo evitarlo.

Que-hacer-si-mi-lavadora-no-centrifuga

“¡Mi lavadora no centrifuga!” constituye un problema relativamente común y muy, muy molesto. Lo primero que debes saber, eso sí, es que no hay razones para entrar en pánico: existen formas de solucionar este inconveniente y, lo mejor, tú mismo puedes hacerlo desde casa.

Aprende acá cómo arreglar una lavadora de forma práctica, sencilla y segura

Funcionamiento del centrifugado

Primero debes comprender cómo funciona el centrifugado de la lavadora para que puedas solucionar el problema. En este proceso, la lavadora gira a un número considerable de revoluciones por minuto (rpm) con el objetivo de absorber o eliminar la humedad de la ropa. En general las revoluciones van desde las 600 hasta las 1400 rpm, dependiendo del modelo.

Cuando una prenda es sometida a un centrifugado de 600 rpm, mantiene alrededor del 80% de la humedad, mientras que, al girar a una velocidad cercana a las 1400 rpm, se puede reducir la humedad en un 50% o más. El agua que se desprende de la ropa es recogida por el tambor y luego va al desagüe mediante la bomba de vaciado.

Algunas lavadoras permiten regular la velocidad del centrifugado, a fin de darle un cuidado distinto a telas delicadas como la seda y la lana.

Este es el ciclo completo de lavado, y si una parte del ciclo no funciona, entonces la lavadora no podrá centrifugar. Escuchar que “mi lavadora lava pero no centrifuga” es más común de lo que se podría pensar; por eso, descubre a continuación como solucionarlo.

 

 

Mi lavadora lava pero no centrifuga

Comienza revisando que el cable de alimentación de la lavadora esté conectado de forma correcta a la red eléctrica. Aunque parezca algo evidente, la lavadora no podrá centrifugar si no recibe la energía necesaria. Antes de pensar en cómo reparar una lavadora, este es el primer punto a revisar.

Igualmente, comprueba que la tapa cierre completamente hasta que suene el interruptor. Si la tapa cierra, pero no suena el interruptor, habrá que remplazar este último. Pero si la tapa no cierra completamente, tendrás que ajustarla o enderezarla primero, siguiendo las instrucciones del fabricante.

Si te estás preguntando por qué mi lavadora no bota el agua, es posible que se deba a las siguientes razones:

  • Estás lavando prendas demasiado grandes.
  • Las prendas están mal distribuidas en la lavadora.
  • Estás colocando mucha ropa en una sola carga.

Intenta colocar cargas con menos ropa y bien distribuida para descartar problemas.

Mi lavadora no bota el agua

Para seguir revisando el desagüe de la lavadora, tendrás que asegurarte de que el filtro de la bomba esté limpio. Por lo general, este se encuentra en la parte posterior de la lavadora o en la parte delantera inferior. Comúnmente se puede acceder a ella con facilidad.

Si tienes dudas, consulta el manual del fabricante para ver la ubicación de la bomba. Estos manuales suelen dar instrucciones para extraer el filtro de la bomba y limpiarlo. Así que saca el filtro y límpialo completamente.

Además, antes de colocarlo de nuevo, observa con atención que no haya nada que obstruya el flujo de agua. Una vez listo, coloca el filtro de nuevo y prueba encender la lavadora para ver si ya puede centrifugar.

Escucha durante el proceso el sonido de la bomba y asegúrate de que realmente esté funcionando. Si continúa sin centrifugar, sigue con los siguientes pasos que te enseñarán técnicamente cómo arreglar una lavadora.

Si te interesa, puedes encontrar lavadoras en Mercado Libre.

Limpia el desagüe

Como pudiste leer antes, para que la lavadora centrifugue, necesita liberar el agua que extrae de la ropa. El tubo de desagüe suele taparse con facilidad con objetos como monedas, papeles y otros que dejamos en la ropa. También, debes verificar que este tubo no se encuentre doblado.

Revisa la manguera de desagüe y asegúrate de que no esté obstruida. Si efectivamente lo está, tendrás que sacarla por completo para limpiarla y dejarla libre para el flujo de agua.

Si, por otro lado, el tubo está doblado, puedes alinearlo para que el agua fluya correctamente. Pero si no se puede, tendrás que cambiar la manguera de desagüe. También, hará falta que revises la bomba de agua.

Verifica el funcionamiento de la bomba

Por lo general, puedes observar la hélice de la bomba al retirar el filtro, gírala con un destornillador para verificar que está libre. Igualmente, si tienes un voltímetro, asegúrate de que esté recibiendo la corriente eléctrica adecuada.

Si confirmas que la bomba no funciona, entonces debes adquirir una que corresponda al modelo de tu lavadora y realiza el cambio cuanto antes. Una vez conectada, enciende la lavadora para verificar.

Revisa las correas

Si la lavadora aún no funciona, tendremos que adentrarnos más en el electrodoméstico para encontrar la falla. Comienza retirando la parte posterior de la lavadora, para poder observar las correas. Necesitarás la ayuda de destornilladores. Con una linterna, observa que las correas no estén flojas o rotas.

Si las correas están flojas o rotas, tendrás que cambiarlas. Esta tarea no es tan complicada y suele explicarse muy bien en las instrucciones de la lavadora. Asegúrate, además, de desconectar el aparato de la electricidad por seguridad.

El proceso para cambiarlas puede variar dependiendo del modelo de la lavadora. Como sea, no necesitarás herramientas muy complejas para llevar a cabo esta tarea. Bastará con un destornillador o llave de tubo. Igualmente, adquiere una correa que corresponda al modelo, para que tengas seguridad de que funcionará cuando la reemplaces.

Si aun después de haber verificado todo esto sigues preguntándote por qué mi lavadora no centrifuga, ten presente que puede haber problemas mucho más serios.

 

 

Problemas con el motor

Es necesario verificar primero que la polea pueda moverse con total libertad. Además, hay que comprobar que el freno del tambor se libere de forma adecuada y que permita el movimiento del mismo. Si no ocurre así, habrá que ajustarlo.

También puede ocurrir que, con el tiempo, se aflojen las correas de las poleas o de la transmisión y que, por causa de esto, el motor no pueda mover el tambor con la fuerza necesaria. Así que tendrás que asegurarte de que estén lo suficientemente ajustadas.

Si llegado a este punto has verificado el desagüe, la bomba y las correas, y todo funciona bien, pero aún así la lavadora no centrifuga, es posible que el motor haya perdido su fuerza y, lamentablemente, será necesario un cambio completo del mismo.

Evita que se repita

Es probable que en el futuro se pueda presentar el mismo problema. Por esto debes cuidar tu lavadora, siguiendo las recomendaciones del fabricante en cuanto a la carga y distribución del peso.

Evita realizar cargas con mucha ropa y preocuparte de distribuirla bien a lo largo del tambor. Revisa bien la ropa antes de colocarla dentro de la lavadora. Asegúrate de que no tenga objetos que puedan obstruir el desagüe. Limpia el filtro de la bomba de forma frecuente para que trabaje menos forzada y así se alargue su vida útil.

¡No te quedes con la ropa mojada! Sigue estas sugerencias, aprende cómo reparar una lavadora, y haz que la tuya vuelva a centrifugar.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme