Cómo recorrer la ruta Panamericana de sur a norte en auto

La ruta Panamericana acoge a miles de turistas, lugareños y visitantes diariamente, y se presenta como la carretera más larga del mundo para recorrer en auto.

Cómo recorrer la ruta Panamericana de sur a norte en auto

Pocas rutas tienen tanta historia como la mítica ruta Panamericana, que se extiende desde Alaska hasta Tierra del Fuego, en la parte Argentina, o hasta Quellón, en Chiloé. Para recorrerla completa hay que atravesar todo el continente americano, lo que puede tomar varios meses.

La importancia de la carretera Panamericana

La autopista Panamericana recorre casi todo el continente americano de norte a sur y viceversa, conectando diversos países en su recorrido. Debido a distintas fallas geográficas a su paso, el camino es discontinuo, además de producirse bifurcaciones en algunos lugares, lo que da lugar a distintos criterios de inclusión de países; sea como fuere, las principales cifras van de 14 a 18 países. Esta diferencia de 4 se justifica al considerar las distintas ramificaciones de la carretera, lo que incluiría a los países de Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay.

Otro aspecto fundamental de la importancia de la carretera Panamericana es que se trata de la ruta más larga que se puede recorrer en auto a nivel mundial. Su longitud es igualmente discutida; por una parte, se le calcula una longitud total de 30.000 kilómetros, mientras que al considerar las ramificaciones el total alcanza los 48.000 kilómetros.

La Carretera Panamericana de sur a norte

Si estás pensando en llevar a cabo un viaje monumental, entonces quizás quieras saber cómo recorrer la carretera Panamericana de sur a norte. Acá te contamos cómo lograrlo.

1. Inicio del viaje: Chile o Argentina

Oficialmente, la Panamericana se desvía desde Valparaíso en Chile hacia Buenos Aires en Argentina, en el único tramo que va de oeste a este. Es por ello que se distingue dos rutas que siguen hacia el sur de forma no oficial: la Panamericana argentina, que llega hasta Ushuaia, y la Panamericana chilena, que termina en Quellón, Isla Grande de Chiloé.

Puedes elegir comenzar tu viaje desde cualquiera de estos dos puntos.

Desde Quellón. Esta ciudad se sitúa en la parte sur de Chiloé. Comenzando desde ahí, podrás recorrer parte importante de la ruta Panamericana Chile, la que se conoce en el país como ruta 5. Las paradas más importantes dirigiéndote hacia el norte serán Castro y Ancud antes de llegar al continente. Como estarás en auto, podrías aprovechar de desviarte a medio camino en dirección a Cucao, al oeste de Chonchi, reconocido por su tranquilidad y belleza.

En el extremo norte de la ruta 5 en Chiloé, deberás tomar un transbordador; procura averiguar con anticipación los precios de embarcarse en auto. Ahí, luego de unos 45 minutos navegando, llegarás a Pargua, desde donde debes continuar por la ruta 5 en dirección a Puerto Montt.

Las ciudades más importantes por las que pasa la Panamericana chilena hasta Santiago son: Osorno, Temuco, Los Ángeles, Chillán y Talca, hasta llegar al punto de bifurcación en Santiago.

Desde Ushuaia.  Para llegar a Buenos Aires desde Ushuaia debes tomar la ruta 3. Es aconsejable desviarte de vez en cuando hacia el Atlántico para hacer detenciones en algunas ciudades y localidades imperdibles en este recorrido.

De sur a norte, las más importantes serán: Tolhuín, Río Grande y Primavera dentro de Tierra del Fuego (desde donde cruzarás al continente por ferry), para luego continuar a Río Gallegos, Comandante Luis Piedrabuena (se recomienda conocer el Parque Nacional Monte León), Puerto San Julián, Puerto, Comodoro Rivadavia, Trelew, Bahía Blanca y finalmente Buenos Aires.

Desde Buenos Aires, basta con conectar a Santiago de Chile por la famosa ruta 7, que se convertirá en la ruta 60 chilena al cruzar el paso fronterizo Los Libertadores.

 

[Carrusel “camionetas 4×4”]

 

2. Ruta Panamericana Chile y las ciudades más importantes

Ruta 5 se le conoce a la Panamericana en territorio chileno. Desde Santiago llegarás a la popular localidad de La Ligua y desde ahí conectarás con Guaquen y Los Molles, primer tramo en el que la Panamericana bordea la costa después de salir de Chiloé.

En la cuarta región de Coquimbo podrás detenerte a conocer sus extensas playas. Una de las ciudades más importantes es La Serena, conocida por tener excelentes lugares para practicar el surf.

Siguiendo hacia el norte llegarás a la ciudad de Copiapó. Ahí se recomienda conocer Laguna Verde o detenerte en dirección al oeste en Bahía Inglesa y en Caldera. Si tienes tiempo, es una buena idea desviare hacia el este por la ruta 31 para conocer el volcán Ojos del Salado, el más alto del mundo, con una altitud de casi 6.900 kilómetros sobre el nivel del mar.

Continuando hacia el norte conocerás Chañaral, en donde destaca el Parque Nacional Pan de Azúcar. Luego puede ser una buena idea detenerse en Antofagasta, donde destacan las ruinas de Huanchaca, el Monumento Nacional La Portada y los muelles históricos. Es recomendable tomar el desvío a la ruta 25 en dirección a Calama para luego conocer San Pedro de Atacama y el famoso Valle de la Luna.

En el último tramo de la ruta Panamericana Chile cruzarás por la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal y, si no te detienes en Iquique hacia la costa, terminarás en la ciudad de Arica.

3. Cruzando Perú

La carretera Panamericana atraviesa Perú a lo largo de toda su costa y conecta diversas ciudades. Si bien recorrer Machu Picchu constituye un desvío importante de la ruta, vale absolutamente la pena hacerlo.

Si, en cambio, prefieres continuar por la Panamericana, que en Perú toma el nombre de ruta 001 (PE-1), podrás conocer la belleza costera de este país. Se aconseja detenerse en la localidad de Pisco, famosa por el aguardiente de uvas que lleva el mismo nombre.

Otro imperdible, por supuesto, es Lima, la capital peruana. Desde ahí hace falta un gran tramo para llegar hasta Ecuador, Macará, conectándose ambos países.

 

[Carrusel “accesorios de seguridad para autos”]

 

4. Ecuador y Colombia

Visitar Cuenca en Ecuador es una excelente idea para los viajeros panamericanos, continuando el viaje posteriormente a través de la sierra hasta llegar a Riobamba. Quito e Ibarra son otras dos ciudades imperdibles en el cruce por Ecuador, hasta llegar a Tulcán y conectar con Ipiales en la frontera colombiana. A estas alturas del viaje el clima ya ha cambiado considerablemente, así que recuerda ir adaptando tus ropas a temperaturas más tropicales.

Las maravillosas colinas verdes en el interior de Colombia te sorprenderán en Cali y, posteriormente, en Medellín, en donde podrías hacer algunas detenciones para conocer estos importantes centros económicos. Hasta llegar a Turbo, ciudad portuaria colombiana, se recomienda encarecidamente que conozcas la costa caribeña, primer tramo de la Panamericana en que se conecta con otro mar aparte del Pacífico.

En esta última ciudad, Turbo, la autopista Panamericana se corta por primera vez. Una de las opciones que existen para cruzar en auto es la de llegar hasta la ciudad de Cartagena, al norte de Colombia, en donde es posible embarcar el vehículo en contenedor para llegar a la ciudad de Colón en Panamá.

Si te interesa, puedes encontrar camionetas 4×4 en Mercado Libre.

5. América Central

Desde el puerto de Colón hasta Ciudad de Panamá es alrededor de una hora en auto. Ahí podrás conocer la ciudad más importante del país y uno de los centros económicos más importantes de América Latina.

Continuando por la ruta 1 en Panamá llegarás hasta la frontera con Costa Rica, país reconocido por su belleza selvática y sus volcanes. Detención obligatoria es la capital, San José. También puedes aprovechar de conocer algunos de sus parques nacionales siguiendo por la ruta 1, como Guanacaste y Santa Rosa, hasta llegar a Nicaragua.

En Nicaragua encontrarás características climáticas similares. Es una buena idea conocer las ciudades de Managua y Estelí. El recorrido por Honduras, si te mantienes en los márgenes de la Panamericana, es más bien breve. Puedes conocer la ciudad de Choluteca, en cuya zona destaca el Golfo de Fonseca, un lugar en donde se presentan diversas reservas naturales de gran belleza natural. Desde ahí debes continuar por la CA1, cruzando la frontera hacia El Salvador por El Amatillo. La próxima parada: San Salvador.

Continuando por la Panamericana, aún conocida como CA1, llegarás finalmente a Guatemala y a la ciudad capital homónima. En este país podrás encontrar pueblos mayas y ciudades coloniales.

6. Conociendo México

En este país, a la ruta Panamericana se le conoce como Carretera Federal 45. La primera parada importante será Ciudad de México, desde donde deberás llegar al Estado de Hidalgo.

Las detenciones más importantes de la Panamericana en México serán Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Zacatecas, Durango y, finalmente, Chihuahua, específicamente en Ciudad Juárez. Acá deberás tomar el famoso cruce El Paso en dirección a Estados Unidos.

Otra posibilidad que barajan los viajeros panamericanos es la de tomar San Luis Potosí desde Ciudad de México, para luego conectar con Monterrey y tomar el cruce fronterizo en Laredo, Texas.

 

[Carrusel “SUV”]

 

7. Pasando por Estados Unidos

En este punto de la ruta Panamericana se produce otra bifurcación. La primera es la que va desde Dallas, en Texas, en dirección norte hasta Minneapolis, en Minnesota. Sin detenciones de ningún tipo, se puede completar el viaje en auto en 14 horas, pero es recomendable hacer este viaje en 2 o 3 días para aprovechar de conocer.

Con todo, es más recomendable tomar la ruta 10 que va desde San Antonio en Texas en dirección oeste hacia El Paso. Por este camino las paradas más importantes, ya en dirección norte, se encuentran en Alburquerque, Denver y Billings. Desde esta última debes tomar la ruta 90 y conectar con la ruta 15 hacia Great Falls, en donde debes cruzar el paso de Sweetgrass hacia Canadá.

8. Fin del viaje: Canadá y Alaska

Desde la frontera norte la primera parada en Canadá será Calgary. Otra detención importante puedes realizarla en Edmonton, a unos 300 kilómetros de distancia, algo así como 3 horas en auto.

Tu próximo destino debe ser Whitehorse, el que se encuentra a unas 22 horas continuas en auto. Por ello, debes contemplar varias paradas en el camino, comenzando por la ruta 43 y conectando con la 97. Recuerda que a estas alturas del viaje el clima ya se encuentra considerablemente más frío y debes equiparte con ropa adecuada.

 

official_store|all" data-quantity="10">

[Carrusel “parkas” – tiendas oficiales]

 

La próxima conexión importante es en dirección a Fairbanks, Alaska, para lo cual debes cruzar la frontera nuevamente a través de la ruta 1. Este pequeña ciudad cuenta con unos 32.000 habitantes y se han registrado temperaturas de hasta -40° C en invierno, por lo que es aconsejable calcular tu viaje para llegar a estas alturas en verano, momento en el que podrás disfrutar de Alaska con temperaturas que en ocasiones sobrepasan los 20° C.

Comienza el último tramo de este largo viaje por la ruta 2, en dirección a Prudhoe Bay, a unos 800 kilómetros, lo que puede traducirse en unas 12 horas de viaje. Recuerda salir bien equipado y con alimento suficiente, pues llegarás a uno de los puntos más álgidos del continente, en el extremo norte de América, prácticamente en el fin del mundo.

¿Qué auto se necesita para viajar por la Panamericana?

Como se trata de un viaje especialmente largo, lo más recomendable es viajar con un auto en perfectas condiciones, idealmente un vehículo nuevo, y minimizar así la posibilidad de encontrarte con problemas.

Siempre buscando el mejor equilibrio entre economía y comodidad, el criterio principal lo marcará la cantidad de personas que viajarán contigo. Así las cosas, si se trata de un viaje familiar, un SUV es la mejor alternativa, pues entregará toda la comodidad a nivel interno a cada uno de los integrantes, necesario al considerar varias horas de viaje por carretera.

Si, en cambio, viajarás en pareja o con un grupo de amigos no demasiado numeroso, probablemente sea mejor opción una camioneta 4×4, ideal para adaptarse a las exigencias y variaciones de los distintos caminos en cada país. Además, en la batea podrás llevar todo lo necesario para estos meses de viaje, desde elementos para camping, sacos de dormir, bolsos, etc.

Si lo que buscas es una opción más económica para hacer frente al consumo de combustible, puede ser una buena alternativa optar por un sedán, en donde encontrarás un mejor equilibrio entre rendimiento y espacio, en donde será fundamental llevar solo lo necesario. Es esencial que el auto sea lo más nuevo posible, pues el recorrido de varios miles de kilómetros en poco tiempo exige un vehículo en perfecto estado.

Finalmente, no olvides hacer revisiones periódicas a tu vehículo cada ciertos kilómetros y considera tener un buen audio en el auto, pues te encontrarás con largas distancias en que desearás la compañía de música. Lo fundamental es conducir con prudencia y mantener tus documentos al día (de conducción, de identidad y de viajes); en cualquier caso, más importante que apresurarse es disfrutar de cada una de las paradas.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme