Beneficios de los masajes y su homeopatía   

Hay distintos tipos de masajes con objetivos diferentes. Todos tienen muchos beneficios a nivel físico y psíquico. Acá te decimos cuáles son y por qué nos hacen bien.

Todos sabemos que consentirnos nos hace bien, nos ayuda a sentirnos reconfortados y alivia dolores y contracturas del cuerpo. Pero los beneficios del masaje van más allá. Conocer las técnicas que existen te ayudará a entender por qué pueden reemplazar la medicación y devolverte el bienestar de manera más natural, con una función homeopática para el cuerpo.

Es claro que el masaje es una manera de darse tratarse bien. Pero sus bondades van más allá de ese placer momentáneo. Es una poderosa herramienta que puede ayudarte a potenciar tu salud y tu bienestar, tanto en el plano físico como espiritual.

Repasamos las distintas técnicas que existen y cómo realizarte un masaje que te ayude a aliviar tensiones.

Beneficios de los masajes

Algunas de sus bondades nos resultan obvias, pero otras, para muchos, pasan desapercibidas. Conócelas:

  • Es relajante

Cuando atravesamos momentos de nervios y ansiedad el cuerpo produce niveles poco saludables de la conocida hormona del estrés, el cortisol, que dispara un montón de problemas, desde contracturas hasta insomnio y problemas digestivos. Gracias al masaje, el cuerpo entra en modo recuperación y bajan los niveles de cortisol, potenciando sentimientos duraderos de relajación y mejor ánimo y humor.

  • Reduce el estrés

Sesiones periódicas de esta técnica pueden aumentar los niveles de energía, reducir el dolor y estimular a las personas tanto a nivel físico como emocional.

Conseguir cremas para hacer masajes en Mercado Libre

  • Ayuda a disminuir la presión arterial

Tomar sesiones de manera regular ayuda a reducir los niveles de presión arterial, bajando el riesgo cardíaco y cerebrovascular.

  • Mejora la circulación

Una buena circulación lleva sangre y oxígeno a los músculos dañados, rígidos y tensos y baja la inflamación.

Ver accesorios para hacer masajes en Mercado Libre

Tipos de masajes

Hay diferentes técnicas que, en general, tienen distintos objetivos.

  • En la cabeza: está dirigido a reducir la tensión en la cabeza, el rostro y el cuello y el dolor derivado de la tensión. Actúa descomprimiendo los vasos sanguíneos de la zona, aliviando las cefaleas, las neuralgias, el bruxismo y otros problemas.
  • Con piedras calientes: combina técnicas descontracturantes con el uso de piedras calientes, que alivian el dolor y la rigidez, además de mejorar la circulación. Normalmente, las piedras que se utilizan para esta terapia son las de basalto, por su capacidad para conservar el calor.

Ver piedras para hacer masajes en Mercado Libre

¿Cómo hacer masajes con piedras calientes? Como mínimo, necesitas dos piedras ovales de unos 20 cm de largo por 15 cm de ancho, y otras siete que entren en la palma de tu mano. Para calentarlas, puedes usar un calentador especial o una olla con agua. Como tienen que alcanzar los 40 ºC al momento de utilizarlas, puedes colocar un termómetro para caramelo dentro de la olla para vigilar la temperatura.

Al momento de usarlas, conviene poner algún aceite o crema en la zona y alinear las piedras a lo largo de la columna. Luego de un rato, hay que mover las piedras suavemente sobre las zonas rígidas y doloridas. Esta técnica prácticamente no causa dolor, ya que los músculos deben estar bastante relajados por efecto del calor.

Encuentra calentadores  para masajes en Mercado Libre

  • Relajante: apunta a eliminar el estrés y la tensión de un día duro de trabajo. Se aplica en todo el cuerpo con énfasis en la espalda y en la parte baja del cuello.
  • Shiatsu o Japonés: es una técnica terapéutica que trabaja sobre la ruta de los meridianos de acupuntura y maneja la energía a través de la respiración y la presión. Busca estimular o sedar la energía que fluye por el cuerpo para fomentar la salud y la curación.
  • Terapéutico: se centra en la corrección del problemas y trastornos músculo-esqueléticos. En general está hecho por especialistas.
  • Reflexología: se basa en la teoría de la terapia de la zona, que sostiene que las distintas partes del cuerpo están reflejadas en las plantas de los pies. De esta manera, activando determinadas partes se opera de forma refleja en los órganos, músculos u otras partes del cuerpo que necesiten tratamiento, estimulando los mecanismos autocurativos del propio organismo.

Ver camillas para masajes en Mercado Libre

Cómo hacer un automasaje

Si dedicas un espacio todos los días a aliviar tus tensiones, rápidamente verás los resultados:

  • Lo ideal es comenzar con calor. Puedes darte un baño tibio o tomar unas toallas, humedecerlas, calentarlas en el microondas y luego envolverte con ellas la cabeza durante unos 10 minutos.
  • Luego, empezar a trabajar sobre el cuero cabelludo. 
  • Continuamos por el cuello. Utiliza los pulgares en la base de la cabeza. Con un pulgar en cada lado, realiza movimientos circulares.
  • Ahora nos vamos a concentrar en algunos puntos. Tienes que llevar los pulgares hasta el punto en el que se une la nariz se une con la frente. Una vez allí tienes que presionar levemente, sin sentir dolor, durante 10 segundos. Después descansa un minuto y repetí este mismo ejercicio cinco veces.

Ver masajeadores en Mercado Libre

 

  • Luego seguí por las cejas. Cierra los ojos y pellizca levemente la zona que está justo debajo de tus cejas. De esta manera estamos estimulando la circulación sanguínea. Para esto tienes que tomar durante diez segundos la piel entre tus dedos y soltarla. Repítelo cinco veces.
  • Para concluir, puedes usar tus dedos para estimular con una leve presión en la zona de los maxilares. Para que sea efectivo tienes que buscar en todo momento “despegar” suavemente los músculos de cada uno de los huesos que conforman esa zona.

Te puede interesar:

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme