Cómo planchar una camisa

Se trata de una de las prendas más difíciles a la hora de quitar las arrugas y requiere algo técnica y mucho cuidado. Te contamos algunos secretos para que el planchado de tu camisa sea perfecto y seguro.

Aprender cómo planchar una camisa no es fácil, pero con un poco de tiempo y algunos trucos puedes solucionarlo. Según el tipo de tela y el diseño, la prenda puede necesitar más o menos calor, una dosis de vapor, incluso hasta un tipo de planchado específico. Conociendo algunos secretos puedes lograr que tu camisa luzca como recién salidas de la lavandería.

Una camisa, es por excelencia la prenda cotidiana que más trabajo genera a la hora de planchar y dejarla impecable requiere algunos conocimientos especiales. Por suerte, hay algunos trucos que pueden hacer la tarea menos compleja. Acá te contamos el paso a paso cómo dejar una camisa planchada, sin ninguna arruga y lista para usar.

Ver planchas a vapor en Mercado Libre

Cómo planchar una camisa

Cómo planchar una camisa

Una camisa arrugada no pasa desapercibida y hace que la persona que la lleva no luzca bien, se trata de una prenda que no puede quedarse sin planchado, como sí puede ocurrir con otras partes de tu pinta. Pero conociendo algunos secretos puedes resolverlo de manera práctica y segura, sin riesgos de daño y sin perder un minuto de más.

Antes de empezar, es bueno aclarar que una plancha es un aparato, generalmente alimentado por corriente eléctrica, que usa el calor y el vapor de agua de un depósito interno para facilitar el alisado sin arrugas de la ropa recién lavada. Con el calor y el peso de la plancha, las fibras de la ropa se estiran y mantienen su nueva forma cuando se enfrían.

Cómo planchar unas camisa

Ver mesas para planchar en Mercado Libre

Cómo planchar una camisa paso a paso

Cómo planchar una camisa

Antes de comenzar con el proceso, vale la pena aclarar que el planchado comienza desde el mismo momento en que sacamos la camisa. Si queremos ahorrarnos varios minutos, lo ideal es retirar la prenda de la lavadora rápidamente y colgarla con pinzas sobre las costuras, en posición vertical para evitar que se generen pliegues innecesarios. 

  • Cuello: para planchar una camisa lo ideal es comenzar por el cuello. Si se trata de un modelo con botones, debemos desabrocharlos para lograr un planchado integral. El cuello es uno de los elementos más importantes de la prenda, por lo que debemos tomarnos el tiempo que sea necesario en esa zona. Además, suele llevar doble tela, lo que lo hace más rígido y difícil de controlar.
  • Hombros: el paso siguiente son los hombros de la camisa. Para esto, debemos colocarlos en la parte delantera de la tabla para planchar y deslizar suavemente la plancha por sobre ambos lados. Si la camisa es nueva, esta operación puede llevar más tiempo, ya que el doblado que traen de fábrica puede estar muy marcado.
  • Puños: una vez que el cuello y los hombros hayan quedado bien, pasemos por los puños y mangas. Para esta parte, lo ideal es abrir todos los botones y comenzar el planchado por su interior de la prenda. Los puños llevan revestimiento doble, por lo que hace falta más calor que en otras áreas. Una vez que quedó lisa la parte interior, podemos pasar a la parte externa de los puños.
  • Mangas: las mangas son una zona complicada a la que se recomienda prestar especial atención. Para plancharlas debemos comenzar primero con un brazo y luego pasar al otro. Probablemente se trate de una de las zonas más difíciles de la camisa, ya que lo ideal es que no quede la marca de la plancha en la manga. Para evitarlo, es fundamental pasar la plancha caliente por los dos lados. ¿Cómo se hace? Primero, situamos la manga en horizontal y pasamos la plancha sin llegar a la parte superior. En el siguiente paso, giramos la tela y repetimos la operación. De esta forma la marca debería coincidir con la costura y pasar desapercibida.
  • Pecho: para terminar, debemos llegar a las partes más amplias de la prenda, es decir, el pecho y la espalda. Empezamos por la parte de adelante y, para esto, colocamos la parte izquierda de la camisa sobre la tabla y dejamos colgando hacia abajo el resto de la tela. Esta parte necesita suficiente calor, por lo que es probable que requiramos varias pasadas para que quede bien. Debemos tener especial cuidado con el ojal. Una vez finalizado este lado, podemos pasar al otro, el que lleva los botones, y así repetir el procedimiento.
  • Espalda: por último, pasemos por la parte trasera de la camisa. La espalda es una parte bastante sencilla de planchar, solo hace falta colocar la prenda boca abajo e ir extendiendo la superficie de la tela mientras la planchamos. La clave está en no descuidar la zona superior.

Mejores marcas de planchas:

Cómo planchar una camisa

Philips

Cómo planchar una camisa

Singer

Cómo planchar una camisa

Panasonic

Cómo planchar una camisa

Black and Decker

Cómo planchar una camisa

Electrolux

Cómo planchar una camisa

Oster

Tipo de plancha

Por último, es necesario aclarar que lo ideal para planchar bien una camisa es usar una plancha a vapor, porque resuelve el trabajo mucho mejor y cuida las telas. Eso sí: es fundamental que tenga siempre el depósito de agua lleno para aumentar de forma más eficiente su temperatura y acelerar el trabajo.

Los tipos de planchas de ropa domésticas son:

Centro de planchado

Planchar en la mesa del comedor o la cocina puede ser contraproducente. Además, no favorece a la higiene de la plancha, que debe estar limpia para evitar manchas innecesarias en la ropa.

Es fundamental contar con una tabla de planchar y de ser posible asignar un espacio dedicado para esta tarea. Te contamos cuáles son las diferentes y posibilidades para el planchado:

  • Mueble de planchado: se trata de una pieza de mobiliario que, además de tener una superficie plana para planchar, cuenta con cajones para guardar la ropa y la plancha. Si tenemos una familia grande o no somos demasiado organizados con la ropa, invertir en un mueble de este estilo puede ser muy práctico.
  • Mesa de planchar: un clásico que no falla. La tabla de planchar está formada por una superficie plana dónde colocar la ropa y un soporte. Es ideal para quienes no tienen mucho espacio en el hogar y necesitan doblarla para guardarla mejor.
  • Centro de planchado: para los más ambiciosos, se puede destinar un espacio completo del hogar a esta actividad. Allí podemos instalar un módulo con cajones, tabla y todos los compartimentos necesarios.

Conoce opciones de planchas vertical a vapor en Mercado Libre

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme