5 tips para negociar el precio de una propiedad

El precio final no tiene porque ser el inicial y si te puedes ahorrar unos pesos, los podrás usar para remodelación o mejorar de tu espacio. Gana esa cantidad.

El regateo o negociación es una habilidad de la que los mexicanos nos enorgullecemos. Ir al tianguis de la colonia es como ingresar a la batalla, en la que sólo ganará el más hábil y rápido. La capacidad de llevar esto a la realidad es una valiosa aptitud en el mercado inmobiliario. Esto y mantenerse informado son las mejores armas que, con ayuda de ciertos tips para negociar el precio de una propiedad, te harán el vencedor.

La compraventa de bienes raíces tiene sus propias reglas, no es lanzarse porque sí. Primero entiende el escenario y sortea las dificultades tanto legales como emocionales del proceso.

Escucha a los profesionales, te están llamando y pronto escucharás el sonido de la campana que inicia la batalla.

Tips para negociar el precio de una propiedad

Pon mucha atención, ya que si llegas sin las bases, seguramente recibirás un gancho del que difícilmente te puedas recuperar. Éstos son los consejos:

1. Si piensas que has encontrado la elegida, no te detengas

No tendría caso que encontraras el punto débil y aflojes, por lo que en este caso, si ubicaste la propiedad correcta, no la dejes y comienza con fuerza. Oferta con tu propuesta más alta y elimina a otros interesados. Un ejemplo es que si vale 1 millón, puedes ofrecer entre 950 y 900 mil, para entrar directo a la parte seria.

El cómo lo haces hablará de ti, así que hazlo rápido y con seguridad. Plántate y menciona “Me interesa, quisiera revisar el contrato, mi crédito ha sido aprobado y tengo la posibilidad de comprar”.

2. Obtén la aprobación previa de tu financiamiento

Claro está que nadie ingresa al cuadrilátero sin antes calentar. De igual importancia es que, antes de negociar, tengas tu crédito preaprobado para saber exactamente hasta dónde llegar, o el límite para moverse. Analiza el edificio y verifica que todos los aspectos de la propiedad se encuentren en regla.

Listo lo anterior, comienza a negociar y ve lanzando tus mejores golpes a partir de los desperfectos que localices, la falta de mantenimiento y reparaciones necesarias.

3. Investigación previa

Te puedes encontrar con un rival obsesionado: cambiar el precio que trae en mente va a ser complicado y en gran medida es porque lo deben “lograr”. A veces dejan pasar oportunidades por el apego emocional, más allá del cálculo fiscal.

Infórmate antes y revisa cuánto tiempo lleva el inmueble a la venta. Arriba de 8 meses te dirá que algo no está bien, ya sea con el inmueble o precio, entonces úsalo a tu favor para negociar. Pero si resulta firme como una roca, lo mejor será evitarlo y mirar hacia otro lado.

4. Si tu pareja y tú están en desacuerdo, no lo hagan

Ningún equipo puede estar dividido, esa fórmula no tendrá ningún éxito. Tú y tu pareja deben estar en sintonía al experimentar el sentido de “propiedad” para las decisiones sobre bienes raíces. Siempre será más importante la relación que una propiedad, no arriesgues lo que en verdad importa.

Para ganar la batalla utilicen la comunicación, así se volverán un equipo letal y eficaz. Tengan muy claro lo que quieren y pueden comprar.

5. Ante todo transparencia

Olvídate de las artimañas, aquí no se valen. De hecho, al inicio cuando ofrezcas menos es seguro que causes alguna angustia. Fíjate en los mejores, ellos estudian a su rival meses antes, por ello lo recomendable es investigar por ti mismo al mercado. Nada mejor como tomar decisiones bien informadas sobre los precios de venta.

También se recomienda trabajar con un agente que tenga ante todo un enfoque transparente. Aunque a esta persona le paga el vendedor, no lo veas mal, el resultado es que al final todos sean felices.

Va ser indispensable mantener la claridad del proceso y compra, pues esto favorecerá la negociación del precio, mientras que mantiene la motivación. Por ejemplo, si el vendedor ya está en el proceso de una nueva compra, deberá coordinar todos los tiempos de ambas transacciones, a fin de tener el capital necesario. Saber esto te da un margen de negociación en el precio a cambio de agilizar la decisión.

Para llegar al final, el rendimiento es la clave. Saber cómo actuar ante el estrés y la presión para no perder la casa ideal. Concéntrate, mantén la calma y obtén el mejor trato para ambas partes.

¿Estás preparado? ¡Lánzate a la contienda, campeón! Aquí tenemos algunas opciones para ti:

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme