Impermeabiliza tu casa sin gastar de más

Los cambios climáticos repercuten de diversas maneras en el inmueble. Protegerlo es necesario y no requieres de especialistas.

¿Qué sería de nuestra sala, la recámara, los baños y, en general, de nuestro hogar sin los impermeabilizantes? Seguramente, se convertirían en ríos durante las épocas de lluvia y nadie quiere eso. Estos productos te ayudan a evitar daños que, a la larga, pueden salir muy caros. Pero no te preocupes, no necesitas un especialista, impermeabiliza tu casa sin gastar de más.

Puedes aplicar el producto sobre cualquier material como concreto, yeso, mármol artificial, cemento, ladrillo, etcétera. Actualmente existen impermeabilizantes denominados “inteligentes“, pues no requieren una tela de refuerzo y contienen moléculas que se acoplan a cualquier superficie, diluyéndolos sin perder sus bondades.

El gasto puede variar entre $1,000 y $2,000 pesos si lo haces tú, mientras que pagarle a alguien para que lo haga puede costar alrededor de $9,000 pesos.

¿Qué son los impermeabilizantes?

No son más que un material aplicado sobre superficies que hacen contacto con líquidos. Ofrece propiedades protectoras que evitan el paso del agua, por lo que se previene la formación de humedad en techos y paredes. Además, como principal función se encuentra la de prolongar la vida útil de las construcciones.

En definitiva es un aliado para la industria pues, gracias a sus compuestos, los desarrollos quedan protegidos ante la intemperie, sol, aire e incluso contra el óxido y la corrosión, además de mantener el ambiente libre de moho.

Diseñados para distintos propósitos

Hoy se pueden encontrar en el mercado soluciones innovadoras, tales como:

  • Los fabricados con base en poliuretano, recomendados para obras civiles debido a su flexibilidad y porque reducen el costo de mantenimiento y reparaciones; su resistencia y durabilidad aumenta al añadirle una malla protectora a la aplicación. No requiere de recubrimiento.
  • También existen los denominados “inteligentes”, debido a que no requieren de la tela de refuerzo, ofreciendo una tecnología molecular que los adapta a cualquier superficie, dándoles gran resistencia a la tensión. Pueden ser diluidos sin perder sus características.

Alternativas para cada necesidad

En cuanto a cuál es el ideal, los más recomendados son aquellos de alta calidad y duración, toma nota:

  1. Acritón impermeable: es un producto impermeabilizante de fácil aplicación para techos y azoteas horizontales e inclinadas. Se coloca sobre superficies de concreto, mortero, asbesto o lámina galvanizada. Fácil de aplicar, con pintura que refleja la luz solar y por su elasticidad no se cuartea ni se fisura, es 100% impermeable. El Acritón tiene la ventaja de estar listo para usarse gracias a un sistema integrado que no necesita otro producto. Es económico, de rápido secado, no requiere mantenimiento, tiene gran resistencia al frío y al calor, no necesita pintura protectora, no contiene asbesto ni asfalto, es elástico, tiene buena adherencia, posee resistencia química a la alcalinidad del cemento y a humos industriales, además no forma una barrera de vapor y no es tóxico, salvo ingestión.
  2. Asfálticos: Con una amplia gama de opciones, éstos integran sistemas de impermeabilización flexibles a diversos climas, estructuras y resistencias. Son 100% impermeables, con una excelente adherencia que los hacen aptos para cualquier superficie expuesta a la intemperie. Ofrecen una elevada durabilidad, además son fáciles de aplicar y prácticamente no requieren mantenimiento. Los hay ecológicos y no tóxicos. Son resistentes a los rayos UV. Pueden ser aplicados utilizando membranas de refuerzo de poliéster.
  3. Acrílicos: Son fabricados con base en resinas, pigmentos y microcomponentes cerámicos y se pueden utilizar sin membrana de refuerzo. Se aplican sobre superfic ies de concreto, mortero, asbesto o lámina galvanizada. Es un impermeabilizante fácil de colocar y por su elasticidad no se cuartea ni se fisura, es 100% impermeable.
  4. Cementosos: Diseñados para impermeabilizar construcciones de concreto, mortero y todo tipo de mampostería en contacto con agua o humedad. Este tipo de impermeabilizante se usa en depósitos de agua como las cisternas, también en muros de contención, cimentaciones, sótanos y lugares con presión hidráulica. Evita la eflorescencia de salitre. De alta duración hasta que el concreto sea demolido o fracturado. Se recomiendan para climas fríos y templados. Son elásticos y resistentes a la intemperie.
  5. Prefabricados: Aplicables principalmente en cimentaciones y obras civiles. Empleados para el tratamiento de puntos críticos de la impermeabilización como bajadas de agua pluvial. Es usado como revestimiento impermeable en sistemas de aplicación en frío. Este tipo de impermeabilizante proporciona gran adherencia a cualquier tipo de sustrato, así como elasticidad y resistencia. Los sistemas prefabricados sirven para impermeabilizar áreas con mayor rapidez, espesor uniforme y alta durabilidad.
  6. Ecológico: Nueva tecnología en impermeabilizantes. Fabricado a base del reciclado de llantas y su elasticidad permite soportar los movimientos estructurales de contracción y expansión normales de todas las construcciones. Posee excelente resistencia a la intemperie (cambios bruscos de temperatura, choque térmico, lluvia, ambientes salinos, etc.). Está formulado con base agua, no contiene plomo, solventes tóxicos, ni materiales contaminantes. Por cada cubeta se contribuye al reciclaje de una llanta, ayudando a reducir el desgaste de la capa de ozono y calentamiento global. Durabilidad: hasta por 10 años.

Aunque la vida útil de cada tipo varía, se pueden encontrar con duraciones de 3 a 20 años. Claro que su permanencia depende en parte de la dureza, textura y desgaste de la superficie, así como de la frecuencia de empleo y tipo de corrosivos al cual se está expuesto en donde se aplica.

Si reúne lo siguiente, es el adecuado.

Pero existen puntos que se deben tomar en cuenta para elegir el método, tales como:

  • Durabilidad
  • Protección
  • Adherencia
  • Resistencia en áreas contenedoras de agua y a la exposición de los rayos UV e intemperie
  • Firmeza para soportar estructuras con movimientos de diversa intensidad
  • Flexibilidad para aplicarse sobre cualquier superficie
  • Bajo mantenimiento
  • Protección de ambiente
  • Alta elasticidad y secado rápido
  • Resistencia a la corrosión y el acabado estético

impermeabiliza tu casa

Hazlo tú mismo

Por otro lado, puedes hacer una mezcla en tu casa y obtener increíbles resultados, te decimos cómo y qué debes hacer para proteger 6 metros cuadrados.

Toma en cuenta que antes de iniciar la impermeabilización, debes estar seguro de que no haya goteras. Si este fuera el caso, primero debes aplicar una capa de cemento fino, lo que los albañiles llaman una “lechada”, si es necesario aplica una doble capa. Deja secar bien y después sigue con el proceso para impermeabilizar.

Materiales necesarios:

  • 1kg de jabón de pasta blanco.
  • 1kg de alumbre (es un doble compuesto a base de sulfato de un metal como el aluminio y metal monovalente que se consigue en ferreterías).
  • 10 litros de agua.
  • Una brocha ancha y de mango largo.
  • Cubeta.
  • Escoba.
  • Guantes de hule.

Manos a la obra:

  • Primero barre muy bien el área a impermeabilizar quitando todo el polvo y basura.
  • Ahora agrega el jabón junto con 5 litros de agua en la cubeta hasta que se disuelva completamente. Una vez disuelto el jabón, calienta el agua a fuego medio para que no haga espuma.
  • Ponte los guantes y con la brocha aplica, como si pintaras, la mezcla caliente de la cubeta por toda el área. No pises las áreas donde ya la aplicaste.
  • Deja que la mezcla en la zona aplicada se seque por un día completo para que se endurezca, después repite el mismo procedimiento 3 veces más calentándola nuevamente cada vez que la utilices.
  • Una vez que la mezcla de agua y jabón esté dura, disuelve el alumbre en los otros 5 litros de agua y con la brocha aplica dos veces por toda el área. Ojo, deja secar muy bien la primera aplicación antes de aplicar la segunda mano.
  • Finalmente, una vez que haya secado por completo, puedes caminar sobre ella sin problemas, pues la impermeabilización estará lista.

Hasta eso, es muy sencillo. Ya que sabes la técnica y lo que necesitas, protege tu hogar ante las lluvias y la humedad. Sin embargo, si ya te cansaste de la zona donde vives, te interesará conocer las colonias que muy pronto estarán de moda.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme