¿Por qué colapsaron los edificios durante el sismo del 19 de septiembre de 2017?

Estudios indican que, sin ser expertos, notar alguna de las siguientes características podría ser motivo de desplome durante un sismo fuerte.

El desafortunado evento ocurrido hace más de 500 días –sismo del 19 de septiembre de 2017– nos dejó con muchas preguntas. De hecho, actualmente no importa si ocurre un mínimo movimiento telúrico, todos acatamos medidas para protegernos, pues no sabemos si ese desastre se volverá a repetir. Tras los estudios y análisis correspondientes, hoy en día sabemos que los edificios colapsados comparten características, mismas que pudieron haber promovido su caída. Queda en cada uno de nosotros poner atención a estas señales antes de adquirir un inmueble para exigir que se cumplan estrictamente las medidas de seguridad que se estipulan en las leyes y reglamentos.

edificios colapsados

Múdate a la Ciudad de México con Mercado Libre

A ciencia cierta, es imposible conocer exactamente cuántos estudios o peritajes se realizaron debido al costo y complejidad de los mismos. Sin embargo, –y gracias al análisis de la consultora de riesgos ERN, en apoyo con los estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UNAM–, HuffPost México logró identificar algunos factores en las edificaciones que podrían significar un riesgo para los habitantes.

“Existen 10 características, o patologías, de los edificios que incidieron en su desplome durante el último gran sismo en Ciudad de México. Algunas se relacionan con el diseño del inmueble, otras con alteraciones realizadas a su estructura o con daños previos al temblor”. -HuffPost México #500DíasdeRiesgo.

10 factores compartidos en edificios colapsados

Como lo indican, las características o factores registrados se pueden presentar por diversas situaciones que muchas veces no se toman en cuenta o que, como inexpertos, llegamos a no darles la importancia debida. En realidad, aquí todo influye.

Resistencia

A lo que el estudio se refiere con resistencia es a las plantas bajas debilitadas (PB). En 20 casos del total en el análisis, se encontró que la planta baja no contaba con la resistencia necesaria por modificaciones realizadas previamente, tales como derrumbes de muros de carga y columnas para ampliaciones de estacionamientos, viviendas o comercios.

Choques o golpeteo

En más de la mitad de los edificios que colapsaron totalmente se registraron golpeteos con alguna de las construcciones contiguas. Por ningún motivo es bueno que suceda esto, sobre todo por los escenarios que se pueden presentar:

  1. Si el edificio que está a un lado es de sus mismas proporciones, se puede evitar la caída, pero se va a recargar en él.
  2. Si el edificio de junto es más chico, sucederán golpes que debilitarán la estructura y posiblemente habrá derrumbe.

Conoce si te conviene más un depa nuevo o usado

Ubicación

Por otro lado, hubo otra gran similitud entre los edificios en referencia con el lugar donde se encontraban, específicamente los de las esquina resultaron con daños graves.

Más aún los que contaban con fachadas de cristal. Esto, porque al sustituir algunos muros por este tipo de diseños, la resistencia disminuye resultando en una caída hacia la calle.

Plantas irregulares

Esta característica identificada se relaciona con el proyecto arquitectónico: al crear plantas asimétricas se genera la llamada vulnerabilidad de origen, o lo que es igual a una reducción de rigidez en muros, columnas, pisos y escaleras, entre otros.

Irregularidad vertical

Extrañamente, los arquitectos pueden crear proyectos con distintas propiedades de abajo hacia arriba. Raro, pero sucedió en cinco de los casos estudiados, y en resumen significa que la PB era distinta en distribución de columnas y muros de soporte en cuanto a las demás.

Ampliaciones

Retomando un poco la parte de creaciones adicionales, después de finalizadas o inclusive ya habitadas las construcciones, las ampliaciones fueron otro de los principales motivos.

Tamaño

Pocos casos, pero importantes, demostraron que la caída había sido por su forma alargada. No es que esté mal que sean así, sino que los inmuebles registrados mostraron que los cimientos eran reducidos con relación a la altura.

Columna corta

En sí la resistencia de las columnas es fundamental durante un sismo. En particular, se identificaron casos en los que las mismas eran demasiado esbeltas y por lo mismo no soportaron el peso durante el movimiento.

Daño de un tercero

Además, no todos los edificios resultaron dañados por no contar con lo necesario para ese día. Dentro de las viviendas colapsadas, existió un 2% que fue dañado por otro. Posiblemente el golpe del segundo fue tan fuerte que el primero no pudo soportar el sismo junto al peso del que se caía.

Autoconstrucción

El no emplear a un profesional para el proyecto en definitiva es una muy mala idea. Tal fue el caso del otro 2% que demostró haber sido autoconstruido o, lo que es lo mismo, se realizó por procesos artesanales, de poco a poco o inclusive por aficionados en los que hasta el dueño agrega sus propias ideas a la edificación.

¿Qué hacer antes de mudarse?

Estar seguro del inmueble que habitamos es fundamental para permanecer tranquilos durante cualquier sismo. Lo recomendable es platicar con el dueño y pedir los planos o algún documento que sustente a la construcción.

Pero si lo que buscas es ya mudarte de la zona en que te encuentras, te comentamos que hoy por hoy los nuevos desarrollos intentan cubrir cada aspecto para el confort y resguardo de las familias. Sin embargo, al final no está de más solicitar los planos para buscar una segunda opinión.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme