Tipos de impermeabilizantes: ¿cuál es el mejor?

Existen varios tipos de impermeabilizantes y todos sirven para proteger tu casa de las filtraciones por lluvia, pero ¿cuál es el ideal para tus necesidades?

Un impermeabilizante es un material que tiene propiedades protectoras contra el paso del agua. Esto permite que los techos y paredes se protejan contra la humedad y el moho, con el fin de prolongar la vida útil de las construcciones; sin embargo, hay varios tipos de impermeabilizantes y elegir el ideal para tu casa dependerá de tus gustos y del tipo de materiales sobre el que será aplicado.

Tipos de impermeabilizantes

En una casa, el proceso impermeabilizante es clave para el mantenimiento del cemento, concreto, hormigón, ladrillo, yeso, granito, mármoles y estructuras metálicas. La lluvia, el sol, el aire, la humedad y el paso del tiempo constituyen factores de deterioro que pueden ser retrasados gracias a la correcta utilización de impermeabilizantes.

Tipos de impermeabilizantes en el mercado tradicional

Los de poliuretano se recomiendan para obras civiles porque tienen gran resistencia y durabilidad, mientras que los denominados “inteligentes” no requieren una tela de refuerzo y ofrecen una tecnología molecular que los adapta a cualquier superficie. Tienen gran resistencia a la tensión y pueden ser diluidos casi sin perder sus características protectoras.

La impermeabilización de techos te ayuda a evitar daños en los acabados que después puede salir muy caro reparar. Para lograr una buena protección, en el mercado existe una amplia gama de productos para todos los presupuestos y necesidades.

Alternativas disponibles

Acritón impermeable

Este producto es de fácil aplicación, refleja la luz solar y por su elasticidad no se fisura. Es totalmente impermeable y no necesita de productos adicionales para su funcionamiento. Se recomienda para techos y azoteas.

Asfálticos

Estos productos ofrecen una alta durabilidad, no requieren mantenimiento y son fáciles de aplicar. Puedes encontrar versiones ecológicas que tienen menos químicos que dañen al medio ambiente. También son resistentes a los rayos del sol y pueden aplicarse junto a una membrana de poliéster.

Acrílicos

Son fáciles de aplicar y bastante elásticos. No se cuartean ni fisuran. Están hechos con resinas, pigmentos y microcomponentes cerámicos. Así mismo, se pueden utilizar sin membrana de refuerzo.

tipos de impermeabilizantes

Cementosos

Están hechos para proteger las construcciones de concreto, mortero y mampostería. Son perfectos para utilizarse en depósitos de agua, muros de contención, sótanos y lugares con presión hidráulica. Ideales para climas fríos y templados.

Prefabricados

Recomendados para obras civiles en donde haya contacto con agua pluvial. Son usados en sistemas de aplicación en frío y proporcionan gran adherencia, elasticidad y resistencia. Por su composición, ofrecen mayor espesor y durabilidad.

Ecológicos

Son ideales para los procesos de contracción y expansión de las construcciones, y resisten los cambios bruscos de temperatura, lluvias y salitre de los espacios abiertos. Tienen una duración aproximada de 10 años. No contienen plomo, tóxicos ni tampoco materiales contaminantes. Por otro lado, ayudan a reducir el desgaste de la capa de ozono y, por ende, el calentamiento global.

En general, los impermeabilizantes pueden durar de tres a veinte años según su composición, calidad y ambiente al que se sometan.

¿Cómo impermeabilizar una azotea?

Las siguientes instrucciones te permitirán volverte un experto en impermeabilización de techos para proteger tu hogar de manera sencilla y con productos caseros que te darán excelentes resultados. Esta receta es para un área de seis metros cuadrados. Es importante que antes de aplicar el producto a alguna superficie, tapes cualquier tipo de goteras y barras bien el área quitando polvo y basura.

Necesitarás:

  • un kilo de jabón de pasta blanco
  • un kilo de alumbre
  • 10 litros de agua
  • una brocha ancha y de mango largo
  • una cubeta
  • una escoba
  • guantes de hule

Método de ejecución

Disuelve el jabón en cinco litros de agua. Luego calienta este líquido a fuego medio para que no haga espuma.

Con unos guantes y una brocha, aplica este líquido a la superficie. No pases por ahí hasta que el procedimiento esté listo: debes esperar 24 horas y luego repetir. Repite este paso por lo menos 4 veces, siempre calentando la solución.

Una vez que la superficie se endurezca, disuelve el alumbre en otros cinco litros de agua y con la brocha aplícalo en la superficie un par de veces. Una vez que esto se haya secado, puedes dar por completada tu impermeabilización casera.

Si buscas impermeabilizantes, en Mercado Libre tenemos un amplio surtido para que elijas el ideal para tu propiedad. Ingresa a nuestro catálogo dando clic aquí.

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme