Trucos para un jardín sano, verde y floreado

Es nuestra responsabilidad mantenerlo con las mejores condiciones y, porque la naturaleza no nos va a ayudar siempre, es ideal saber algunos tips DIY.

Algún invitado no deseado se estableció en tus plantas y, con el tiempo, la vista en el patio trasero o frontal ha perdido color. Las plagas llegan así, sin avisar, orillándonos a conseguir productos especializados, lo que significa un gasto no contemplado pero, ¡espera! Existen algunos trucos para un jardín sano, verde y floreado, que puedes emplear con lo que ya tienes en tu casa.

Apártate de las opciones caras y agresivas para las plantas, que en muchos casos son ineficaces; mejor recurre a esos ingredientes que seguramente guardas en una alacena o en el botiquín de tu casa. Sustancias naturales como bicarbonato de sodio, aceite vegetal, aceite de menta, sémola de maíz, vinagre, suero de leche, ajo, alcohol, incluso cerveza y jabón líquido para platos, entre otros, bastarán para acabar con las plagas en el jardín.

Te puede interesar: Cómo cuidar las plantas de interior y exterior

Trucos para un jardín sano

No todos los casos son iguales y lo primero que debes revisar es tu problema a detalle. Nos referimos al villano contra el que te vas a enfrentar porque, vamos… te tienes que convertir en el superhéroe de las flores y plantas en tu hogar.

Después de haber definido o encontrado la raíz del problema, da el siguiente paso con estos sencillos trucos para un jardín sano:

1. Combate a las babosas y caracoles

¿Sabías que la cerveza es un viejo truco para liberar al jardín de las babosas y caracoles? Es muy efectivo, solo coloca este líquido en un recipiente profundo o vasos de papel. Después distribúyelos por todo el patio o jardín, siempre poniéndolos en superficies planas, ya que eso va a atraer a los insectos.

trucos para un jardín sano

Mira estas ideas para decorar tu jardín

2. Contra la mancha negra

Se nota a simple vista: este hongo terrible, que generalmente ataca los rosales a finales de septiembre. Lo que necesitas en esta situación es bicarbonato: toma una cucharada, mezcla con una cucharada de detergente de platos y agrega a un galón de agua. Rocía el líquido por la mañana, una vez a la semana, y verás como desaparece.

3. Acaba con los pulgones

Existen aunque no hayas escuchado de ellos. Los pulgones son unos insectos muy pequeños que chupan la savia de las plantas hasta debilitarlas. Un tip: si las hojas de tus plantas parecen encrespadas y deformes, examínalas bien, puede haber una colonia de estos bichos dañándolas. Toma una taza de aceite vegetal y mézclala con una cucharada de jabón líquido para platos, después añade la mezcla en agua para rociar en las hojas.

4. Dotación de calcio

En un inicio podría parecer basura, pero en realidad hay objetos que se transforman en productos benéficos para el jardín. Tal es el caso de las cáscaras de huevo que funcionan como una fuente de calcio para las plantas, lo único que debes hacer es lavar, triturar y espolvorear en la parte baja de flores y plantas, esto ayudará a alejar a los bichos. De hecho, si cueces huevos, puedes regar las plantas con el agua con la lo hiciste, ya que estará enriquecida con calcio.

5. Cítricos sanos

Si cuentas con alguna planta de cítricos en tu jardín, como limoneros o naranjos, y notas que sus hojas comienzan a presentar manchas negras, intenta rescatarlas con este procedimiento: hierve ortigas en agua y cuela; usa el líquido para rociarlo, ya que actúa como un fungicida natural y el remedio suele ser bastante eficaz.

6. Problemas con las hormigas

Evita una invasión de hormigas distribuyendo bolitas de algodón con aceite de menta o, si lo prefieres, mezcla el aceite con agua y riega donde creas necesario. La sémola de maíz esparcida en el jardín también puede ser una manera eficaz de acabar con las hormigas.

7. Elimina la mala hierba

La mala hierba no es resistente al vinagre y, de hecho, algunas personas aconsejan rociarlo directamente. Algunos otros mencionan que se debe conseguir una concentración más alta del líquido para que sea eficaz, pero creemos que eso se depende del tamaño del problema. Tampoco sería mala idea si agregas jugo de limón a la fórmula, se ha dicho que es un remedio infalible.

8. Si son ácaros

Seguro te han contado que el suero de leche es bueno para el crecimiento de musgo, pero además de eso se convierte en una excelente opción para acabar con los ácaros, esos insectos pequeñísimos, rojizos, que apenas puedes ver a simple vista pero que pueden causar un daño enorme a las plantas, causando follaje amarillo y puntas torcidas en las hojas.

Y la fórmula básica es:

  1. 1/2 taza de suero de leche.
  2. 4 tazas de harina de trigo.
  3. 5 galones de agua.
  4. Mezcla los ingredientes, luego filtra a través de una gasa, rocíalo sobre las plantas enfermas y matará a todos los ácaros y sus huevecillos.

9. Que no se acerquen perros y gatos

Amamos a las mascotas pero ellas no saben lo importante que pueden llegar a ser los jardines. Hay que mantenerlos lejos así:

  1. 2 ajos picados.
  2. 1 cuchara de cayena en un cuarto de galón de agua.
  3. Mezcla y agrega una cucharadita de jabón líquido para platos, para que la solución se adhiera a la planta.
  4. Filtra la porción que vas a utilizar y rocía las hojas de las plantas.

Si te sobró buena parte de la fórmula, no la deseches, te va a servir en el futuro, y si la guardas en el refri la podrás usar después de varias semanas.

10. La magia del alcohol

Tal como cura las heridas, el alcohol es excelente para las plantas infestadas con ácaros rojos, pulgones, babosas y moscas blancas. Con pocas aplicaciones de bolas de algodón sumergidas en el líquido, elimina a la plaga eficazmente. El alcohol es un must en el arsenal para el jardín.

plantas de jardín

Podés leer: 15 plantas de jardín resistentes al sol y al frío

11. Haz tu propio insecticida

Si tienes tiempo y los materiales, crea un insecticida natural:

  1. Licúa cuatro cebollas, dos dientes de ajo, dos cucharadas de pimienta roja y un cuarto de litro de agua.
  2. Agrega dos galones de agua con dos cucharadas de jabón en polvo para lavar ropa.
  3. Revuelve todo y colócalo en una botella con atomizador y úsalo en tus plantas para mantenerlas libres de insectos.

12. Abonos y fertilizantes

Por último, no hay que olvidar el tema de los abonos y fertilizantes. Aunque en los viejos tiempos la única manera de alimentar el jardín era con excremento de vaca o gallinas, o con cenizas que contienen fósforo, potasio, magnesio y calcio, entre otros, hay que saber que no todas son buenas.

Toma en cuenta que las cenizas comerciales no te van a ayudar y las que sí lo harán son las resultantes de la madera de los árboles usada en chimeneas. Por otro lado, las sales de Epsom también son un buen abono para tus plantas, si es que la aplicas durante el riego.

Para que tus flores crezcan hermosas, espolvorea gelatina de cualquier sabor en polvo. El nitrógeno y el azúcar que contienen alimentan las flores y harán que crezcan más rápido y más bonitas. Y, finalmente, cuando cocines espinacas, aplica el agua a tus rosales: les servirá de un buen alimento. Solo recuerda que el agua no debe tener sal.

Ahora que ya sabes cómo cuidarlo, busca tu depa con jardín en Mercado Libre:

Seguí leyendo:

¿Todavía no te registraste en Mercado Libre? Quiero registrarme